Este pasado 27 de abril el régimen de Nicolás Maduro anunció el aumento del salario mínimo en Venezuela, que entra en vigencia desde el 1 de mayo, quedando en 400.000 bolívares, lo que equivale a 2,33 dólares, más 400.000 bolívares del bono de alimentación, para un total de 4,66 dólares por mes.

Decreto que empobrece a los venezolanos, debido a la hiperinflación asociada a un proceso de estanflación. Fenómeno que llegó con el socialismo para destruir la vida de los venezolanos que día a día buscan ganarse el pan en medio del peor gobierno de la historia política del país.

El nuevo salario no alcanza ni para comprarse un kilo de carne, ya que este cuesta 500.000 bolívares. Situación que vuelve más vulnerable a los ciudadanos, que no logran cumplir una dieta balanceada en medio del Coronavirus, cuando las defensas deberían estar altas.

En este sentido, detallamos que un kilo de harina de maíz se ubica en 160.000 bolívares que alcanzaría para aproximadamente 12 arepas pequeñas, supongamos que una familia tiene 3 miembros y cada uno desayuna 1 arepa, tendrían arepas solo para cuatro días sin contar el relleno, que sería la proteína para completar el carbohidrato de un desayuno.

Debido a esta realidad, Venezuela se encuentra con necesidades extremas de alimentación, ni con el aumento salarial del 2020, las familias logran comprar 4 productos de la canasta básica. Durante los últimos 7 años la inestabilidad en la oferta de alimentos se ha profundizado y la consecuencia es evidente, el hambre camina por las calles.

Siendo que la Constitución establece en su artículo 305 “la agricultura sustentable como base estratégica del desarrollo rural integral, a fin de garantizar la seguridad alimentaria de la población…“ Pero el gobierno en su afán de controlar se apropio de las tierras y todos los mecanismos de producción.

Todos estos males que aquejan a Venezuela no son si no product de un régimen totalitario impuesto por socialistas y comunistas que en Venezuela se apropiaron del nombre del Libertador Bolivar para convertir su totalitarismo en “régimen bolivariano”.

Paralelamente es importante resaltar que una familia venezolana necesitaría más de 60 salarios mínimos, equivalentes a unos 300 dólares por mes para la canasta familiar. Es decir que el salario de 2,33 dólares, representa una burla a las necesidades básicas de quienes honradamente trabajan.

Con suma preocupación, como periodista venezolana veo como cantidades de españoles y de norteamericanos se dejan influir por la voces, (rugidos) de los amigos de los narcotraficantes.

Los llamados Pablo Iglesias, Pedro Sanchez y Jose Luis Zapatero los conocidos como “Trilogía del Mal” en España y por los nefastos socialistas/comunistas disfrazados de “demócratas”, Bernie Sanders y Alejandra Ocasio-Cortez, estos últimos en EEUU.

El capitalismo quizá no sea la panacea de la felicidad, pero lo es y con grandes creces si lo comparamos con las ideas utópicas, fracasadas y criminales, que históricamente han masacrado y esclavizado a innumerables millones de víctimas en todo el planeta.

España y EEUU estar alerta contra la gran amenaza Socialista/Comunista. Ningún buen socialista o comunista tiene como su objetivo las ideas democráticas y ningún buen demócrata puede ser un buen socialista y/o comunista.

Real Democracia es incompatible con Socialismo, Comunismo, Castrismo y Bolivarismo.

Déjanos tu opinión