El presidente saliente de EE.UU., Donald Trump, culpaba este miércoles a su vicepresidente, Mike Pence, del caos en Washington por no haberse arrogado poderes que no le otorga la Constitución para revocar su derrota electoral, mientras sus seguidores asaltaban el Capitolio como protesta por el “fraude electoral”.

Trump, que se encontraba en el Despacho Oval mientras sus simpatizantes irrumpían en el Capitolio y entraban en el hemiciclo de la Cámara de Representantes, no pidió a sus seguidores que abandonaran el Congreso y, en cambio, alimentó las tensiones que provocaron el asalto.

“Mike Pence no tuvo la valentía de hacer lo que debería haber hecho para proteger a nuestro país y a nuestra Constitución (…). ¡Estados Unidos exige la verdad!”, escribió Trump en un primer tuit mientras sus seguidores entraban a la fuerza en el Capitolio.

En un segundo tuit, diez minutos más tarde, el mandatario añadió: “Por favor, apoyen a nuestra Policía del Capitolio y fuerzas de seguridad. Están verdaderamente del lado de nuestro País. ¡Sean pacíficos!”

Sin embargo, Trump no llegó a pedir a sus seguidores que pararan, y poco después irrumpieron en el pleno de la Cámara de Representantes y se escucharon disparos, mientras se detectaban gases lacrimógenos bajo la cúpula del Capitolio.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, había echado por tierra las aseveraciones del presidente, Donald Trump, sobre su supuesto poder para revocar el resultado de las elecciones en el Congreso del país, al tiempo que ha tildado de “antiético” que el vicepresidente tenga autoridad para poder llevar a cabo ese movimiento.

“Nuestros fundadores(de Estados Unidos)fueron muy escépticos sobre la concentración de poderes y crearon una república basada en la separación de poderes (…) bajo la Constitución”, ha señalado Pence, subrayando que “investir a un vicepresidente con la autoridad unilateral para decidir el resultado de las elecciones sería totalmente antiético bajo ese diseño”.

En un comunicado, Pence ha insistido en que “no cree” que los fundadores de Estados Unidos pretendieran otorgar ese poder al vicepresidente del país, momentos antes de que haya dado comienzo la sesión conjunta del Congreso del país en la que se certificará la victoria del candidato demócrata, Joe Biden, en los comicios del 3 de noviembre.

Trump lleva días afirmando que Pence, en su calidad de presidente del Senado y, por tanto, maestro de ceremonias de la sesión conjunta de la Cámara de Representantes y el Senado, puede anular el resultado electoral, algo que no está contemplado en la legislación electoral del país norteamericano.

De hecho, en un mitin a favor de los candidatos republicanos al Senado por Georgia, Kelly Loeffler y David Perdue, señaló que esperaba que Pence “apoye” a los republicanos que planean oponerse a la certificación de los votos en ciertos estados estadounidenses durante el proceso, lo que forzará debates y votaciones para dilucidar qué objeciones se admiten.

Cuatro horas después, se volvieron a retomar las certificaciones de los votos del Colegio Electoral y hace unos minutos se confirmó a Joe Biden y Kamala Harris como presidente y vice presidenta de los Estados Unidos, que tomarán el cargo el 20 de enero en la ceremonia de la toma de posesión.

A su vez, Donald Trump confirmaba vía un comunicado, ya que su cuenta de Twitter ha sido suspendida durante al menos 24 horas, que aceptaba la victoria de Joe Biden por primera vez desde las elecciones del 3 de noviembre, aunque no dejó de hacer alusión a sus acusaciones de fraude electoral.
Terminan así unas horas que pasarán a la historia de los Estados Unidos.

Déjanos tu opinión