Un juez federal ordenó este miércoles al Gobierno del presidente Donald Trump que deje de expulsar a niños migrantes no acompañados detenidos en la frontera sin permitirles hacer peticiones de refugio o asilo, asestando un duro golpe a las medidas impuestas por la Administración por la emergencia sanitaria.

El magistrado Emmet Sullivan, del Tribunal de Distrito para el Distrito de Columbia, falló a favor de los menores no acompañados que eran sujetos a expulsión después que el Gobierno impusiera el Título 42, que le permite a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) expulsar extranjeros arrestados en la frontera argumentando una emergencia sanitaria por la covid-19.

En la orden, el juez advierte que los niños migrantes no acompañados que son detenidos por agentes fronterizos deben recibir las salvaguardias que el Congreso estableció para ellos y colocados en refugios supervisados por el Gobierno durante sus procedimientos de inmigración.

El caso fue presentado por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), y otras organizaciones en nombre de un guatemalteco de 15 años que ingresó solo al país en agosto pasado.

En marzo pasado, el vicepresidente Mike Pence ordenó a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) usar sus poderes de emergencia para sellar eficazmente las fronteras de Estados Unidos, a pesar de las reticencias mostradas por la principal agencia sanitaria del país, según reportes de prensa.

Usando el Titulo 42, los agentes del CBP en ambas fronteras han expulsado del país a la mayoría de migrantes que son detenidos entrando de forma indocumentada, entre ellos niños no acompañados.

“El fallo de hoy es un paso crítico para detener el intento ilegal y sin precedentes de la administración Trump de expulsar a los niños bajo el ligero disfraz de la salud pública”, dijo en un comunicado Lee Gelernt, abogado de ACLU.

El jurista resaltó que la orden de la administración ya ha permitido la rápida expulsión de más de 13.000 niños que necesitan protección y que tenían derecho legal a solicitar asilo.
El presidente del Caucus Hispano en el Congreso (CHC), Julián Castro, fustigó hoy a través de un mensaje en Twitter al Gobierno Trump.

“La Administración Trump ha deportado apresuradamente a miles de niños migrantes que huyen de la violencia y la pobreza, en violación de los acuerdos internacionales. Incluso deportaron a niños a México cuando venían de otros lugares”, denunció el congresista.

“Esta orden judicial exitosa es una victoria para los derechos humanos”, resaltó sobre una decisión judicial que, sin embargo, no protege a los inmigrantes adultos o a las familias migrantes que cruzan la frontera.

Según datos de CBP, en septiembre pasado más de 48.000 inmigrantes fueron expulsados bajo el Titulo 42 en la frontera sur, y un reporte de octubre del New York Times aseguró que más de 200 niños que no eran mexicanos fueron expulsados por los agentes de CBP hacia ese país.

Karla Marisol Vargas, abogada principal del Proyecto de Derechos Civiles de Texas, otra de las organizaciones demandantes, subrayó que “ha sido necesario meses y una demanda contra el gobierno para confirmar lo que ya sabíamos: la administración Trump no puede convertir una pandemia en un arma para destruir protecciones establecidas desde hace mucho tiempo para los niños con un sistema en la sombra de responsabilidad cero”.

Déjanos tu opinión