El presidente Donald Trump, que el viernes arribó a Palm Beach, en el sur de Florida, para pasar el fin de semana, jugó al golf este sábado con Lexi Thompson, ganadora del tour LPGA.

Según dijo la portavoz de la Casa Blanca Lindsay Walters, el presidente jugó en la mañana “una ronda de golf con la reconocida golfista Lexi Thompson” en el Trump International Golf Club, ubicado en West Palm Beach. No es la primera vez que el mandatario aprovecha sus estancias en Florida para jugar unos hoyos con jugadores profesionales, como ya lo ha hecho en el pasado con Tiger Woods, Jack Nicklaus, Daniel Berger y Justin Thomas, entre otros.

Trump arribó la tarde del viernes al sur de Florida, acompañado de su esposa, Melania, y como es habitual durante el trayecto desde el aeropuerto de Palm Beach hasta su propiedad y club social Mar-a-Lago fue saludado por simpatizantes y detractores, los primeros en mayoría. El presidente aludió en su cuenta de Twitter a las recientes estadísticas dadas por la Patrulla Fronteriza de EEUU, según las cuales 76.103 inmigrantes ilegales fueron detenidos en la línea limítrofe con México en febrero pasado, el doble respecto al mismo mes de 2018 y un récord en los últimos 12 años.

“El Muro (en la frontera) se está construyendo y nos ayudará enormemente en el futuro, ¡y ahora!”, aseveró el presidente, quien el pasado 15 de febrero declaró el estado de emergencia nacional por la crisis en la frontera y después de que el Congreso le negase sus pretensiones presupuestarias para la construcción del muro. En el que es su vigésimo primer viaje a Mar-a-Lago como presidente, de acuerdo a la contabilidad que lleva el diario local Palm Beach Post, el presidente no tiene previstos actos oficiales, salvo participar en jornadas de recaudación de fondos para el Partido Republicano, como hizo la noche del viernes en su propiedad de cara al Atlántico.

El domingo, horas antes de retornar a Washington, se espera que la pareja sea parte de otro acto de recaudación de fondos en Palm Beach, con entradas por arriba de los 2.500 dólares y que será cerrado a la prensa, de acuerdo a la agenda de la Casa Blanca. El presidente aterrizó en el sur de Florida tras efectuar una visita el viernes a las zonas del sureño estado de Alabama que resultaron impactadas por varios tornados ocurridos el pasado fin de semana, y que dejaron al menos 23 muertos.

La anterior visita de Trump a Florida fue a mediados de febrero pasado, durante el fin de semana largo por el festivo en EEUU con motivo del Día del Presidente, y que cerró con un discurso sobre Venezuela en la Universidad Internacional de Florida (FIU), en el Condado de Miami-Dade. “He venido aquí a proclamar que un nuevo día llega a América Latina. En Venezuela y en todo el hemisferio el socialismo está muriendo y la democracia, la libertad y la prosperidad renacen”, afirmó en aquel entonces el mandatario durante un encuentro con la comunidad venezolana, que le aclamó con gritos y banderas.

Trump reiteró ahí su apoyo a la causa de la libertad en Venezuela y al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, al que reconoce desde el 23 de enero como presidente encargado de ese país.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here