Por Raymond Ibrahim

Crédito de imagen:Wikimedia Commons/Ildar Sagdejev

 

La administración Trump recientemente llamó y amenazó con recortar los fondos federales para el Consorcio de Estudios de Oriente Medio (CMES), un programa dirigido por la Universidad de Duke y la Universidad de Carolina del Norte. El Departamento de Educación de Estados Unidos acusó a la CMES de abusar de una subvención federal para promover las «prioridades ideológicas» y promover injustamente «los aspectos positivos del Islam», particularmente en comparación con el judaísmo y el cristianismo.

El Departamento de Educación resumió su posición en una carta del 29 de agosto que comienza con un recordatorio de que las instituciones de educación superior pueden recibir fondos federales a través del Título VI de la Ley de Educación Superior de 1965:

EL SECRETARIO ESTÁ AUTORIZADO.

(i) otorgar subvenciones a instituciones de educación superior, o a combinaciones de las mismas, con el fin de establecer, fortalecer y operar centros y programas integrales de idiomas extranjeros y de estudios de área o internacionales; y

(II) OTORGAR SUBVENCIONES A DICHAS INSTITUCIONES O COMBINACIONES CON EL FIN DE ESTABLECER, FORTALECER Y OPERAR UNA RED DIVERSA DE CENTROS Y PROGRAMAS DE ESTUDIOS DE PREGRADO EN IDIOMAS EXTRANJEROS Y DE ÁREA O INTERNACIONALES.

La lógica es simple:

«… LOS ESTUDIOS CULTURALES QUE PROPORCIONAN INFORMACIÓN HISTÓRICA SOBRE LAS COSTUMBRES Y PRÁCTICAS EN ORIENTE MEDIO Y QUE AYUDAN A LOS ESTUDIANTES A COMPRENDER Y NAVEGAR POR LA CULTURA DE OTRO PAÍS, JUNTO CON UNA FORMACIÓN RIGUROSA EN IDIOMAS EXTRANJEROS, PODRÍAN AYUDAR A DESARROLLAR UN GRUPO DE EXPERTOS NECESARIOS PARA PROTEGER LA SEGURIDAD NACIONAL Y LA ESTABILIDAD ECONÓMICA DE LOS ESTADOS UNIDOS…».

Tras revisar los planes de estudio del Consorcio de Estudios sobre Oriente Medio, la carta del Departamento advirtió que tiene «poca o ninguna relevancia» para la financiación federal:

POR EJEMPLO, AUNQUE EL ARTE Y EL CINE IRANÍES PUEDEN SER TEMAS DE PROFUNDO INTERÉS INTELECTUAL… EL MERO VOLUMEN DE TALES OFERTAS PONE DE RELIEVE UN DESAJUSTE FUNDAMENTAL ENTRE SUS ELECCIONES Y LOS MANDATOS DEL TÍTULO VI». AUNQUE UNA CONFERENCIA CENTRADA EN EL «AMOR Y EL DESEO EN EL IRÁN MODERNO» Y OTRA CENTRADA EN LA CRÍTICA CINEMATOGRÁFICA DE ORIENTE MEDIO PUEDE SER RELEVANTE EN EL MUNDO ACADÉMICO, NO VEMOS CÓMO ESTAS ACTIVIDADES APOYAN EL DESARROLLO DEL IDIOMA EXTRANJERO Y LA EXPERIENCIA INTERNACIONAL EN BENEFICIO DE LA SEGURIDAD NACIONAL Y LA ESTABILIDAD ECONÓMICA DE ESTADOS UNIDOS. DEL MISMO MODO, EL VÍNCULO ENTRE LOS OBJETIVOS ESTATUTARIOS Y LOS DOCUMENTOS ACADÉMICOS A LOS QUE SE HACE REFERENCIA EN LA PROPUESTA DE LA SUBVENCIÓN, AMIHRI HATUN: RENDIMIENTO, GÉNERO Y SUBVERSIÓN EN LOS PRIMEROS TIEMPOS DE LA HISTORIA INTELECTUAL OTOMANA MODERNA, O AMOR RADICAL: ENSEÑANZAS DE LA TRADICIÓN MÍSTICA ISLÁMICA, ES PATENTEMENTE POCO CLARA.»

La carta del Departamento acusaba además al programa de proyectar y «promover puntos de vista estrechos y particularizados sobre los temas sociales estadounidenses» en Oriente Medio. Cita un seminario de capacitación de maestros del CMES que se describió a sí mismo como enfocado en «temas de educación multicultural y equidad para construir una cultura y un clima de respeto», y «servir a la juventud LGBTIQ en las escuelas, la cultura y los medios de comunicación, diversos libros para el aula y más».

Así como el programa aparentemente prolifera en temas populares en las universidades estadounidenses, pero que no tienen nada que ver con las realidades de Oriente Medio, así también existe «una sorprendente falta de enfoque en la geografía, los temas geopolíticos, la historia y el idioma de la zona, tal como lo exige el Congreso en el Título VI», continúa la carta del Departamento. En cuanto a los dos campos para los que se diseñó principalmente la subvención, «la enseñanza de idiomas extranjeros y los estudios de área que promueven la seguridad y la estabilidad económica de los Estados Unidos han pasado a un segundo plano en comparación con otras prioridades de la CMES de la Duquesa y la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas».

En resumen:

«….EL DUKE-UNC CMES OFRECE MUY POCA INSTRUCCIÓN SERIA QUE PREPARE A LOS INDIVIDUOS PARA ENTENDER LOS DESAFÍOS GEOPOLÍTICOS A LA SEGURIDAD NACIONAL Y LAS NECESIDADES ECONÓMICAS DE LOS EE.UU., PERO UN ÉNFASIS CONSIDERABLE EN EL AVANCE DE LAS PRIORIDADES IDEOLÓGICAS.»

De manera significativa pero no sorprendente, la carta acusaba a la CMES de «falta de equilibrio, ya que ofrece muy pocos programas, si es que ofrece alguno, enfocados en la discriminación histórica que enfrentan las minorías religiosas en el Medio Oriente, incluyendo cristianos, judíos, bahaíes, yadizis, kurdos, drusos, y otros». En vez de eso:

«… HAY UN ÉNFASIS CONSIDERABLE EN LA COMPRENSIÓN DE LOS ASPECTOS POSITIVOS DEL ISLAM, MIENTRAS QUE HAY UNA AUSENCIA ABSOLUTA DE UN ENFOQUE SIMILAR EN LOS ASPECTOS POSITIVOS DEL CRISTIANISMO, EL JUDAÍSMO O CUALQUIER OTRA RELIGIÓN O SISTEMA DE CREENCIAS EN EL MEDIO ORIENTE. ESTA FALTA DE EQUILIBRIO DE PERSPECTIVAS ES PREOCUPANTE Y SUGIERE FUERTEMENTE QUE DUKE-UNC CMES NO ESTÁ CUMPLIENDO CON EL REQUISITO LEGAL DE QUE LOS CENTROS DE RECURSOS NACIONALES ‘PROVEAN UN ENTENDIMIENTO COMPLETO DE LAS ÁREAS, REGIONES O PAÍSES’ EN LOS QUE SE USA COMÚNMENTE EL IDIOMA EXTRANJERO MODERNO QUE SE ENSEÑA'».

Cualquiera que sea el impacto que la carta del Departamento de Educación tuvo en la CMES, es un acontecimiento positivo por varias razones. En primer lugar, sugiere que el gobierno está prestando atención. Esto es importante considerando que más de una docena de otros departamentos de Estudios del Medio Oriente – incluyendo las universidades de Columbia, Georgetown, Harvard, Princeton, y Yale – también son receptores del Título VI. Todos ellos pueden ser acusados de la mayoría, si no de todos, los fracasos citados en la carta del Departamento de Educación a Duke y Carolina del Norte (tal vez sugiriendo que los dos últimos estaban destinados a ser un «ejemplo» y una advertencia para el resto).

Otro beneficio de la carta del Departamento es que, aunque sólo se refiere a los receptores del Título VI, ha sido noticia en los titulares nacionales, lo que puede llevar a más preguntas y crear una mayor conciencia pública sobre el tema: que prácticamente todos los departamentos de Estudios sobre Oriente Medio en los campus de todo el mundo pueden ser acusados, en diferentes grados, de centrarse en temas irrelevantes y superficiales, de dejar de lado las habilidades lingüísticas, de encubrir el islamismo, en resumen, de adoctrinar a los estudiantes con puntos de vista muy distorsionados.

La carta también plantea preguntas sobre la otra cara de la financiación federal: la financiación extranjera. Un informe de 2018, por ejemplo, encontró que «las universidades de élite de Estados Unidos se llevaron más de 500 millones de dólares» de Arabia Saudita en regalos y donaciones «entre 2011 y 2017». ¿Por qué una nación que trata a las mujeres como objetos personales, que enseña a los musulmanes a odiar a todos los no musulmanes, que arresta y tortura a los cristianos que «conspiran para celebrar la Navidad» -una nación que tiene unidades de élite dedicadas a detener a brujas y hechiceros- se convertiría en una de las principales defensoras financieras de las artes liberales de Estados Unidos? La respuesta se expone con regularidad: para que los destinatarios puedan mostrar su gratitud adoctrinando a los estudiantes en un Oriente Medio y el Islam ficticios, que se supone que son víctimas de Estados Unidos.

En todas las esferas de la vida, la educación está íntimamente conectada con el éxito – como su opuesto, la ignorancia, está conectada con el fracaso. La razón por la que la política exterior de Estados Unidos en Oriente Medio ha tendido hacia el desastre es que los políticos dependen de asesores y analistas que son producto de esos departamentos de estudios sobre Oriente Medio, al igual que los muchos eruditos y «expertos» que insisten en que el Islam es una «religión de paz». Hasta que los estudios sobre Oriente Medio no enseñen sus temas con objetividad, equilibrio y, sobre todo, honestidad, es probable que el fracaso continúe dominando la respuesta de Estados Unidos.

 

Este artículo fue publicado por The Gatestone Institute el 21 de octubre de 2019. Reproducido en Political Hispanic con autorización de dicha fuente. Traducido por Political Hispanic.
———————————————————–
Political Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here