La suposición del presidente Donald Trump de que China tuvo la total responsabilidad en la expansión del Coronavirus a nivel mundial ya no es noticia.

El mandatario norteamericano dejó en claro desde un principio que la incompetencia del gobierno oriental había hecho que el COVID-19, que tuvo el primer brote en el país, se haya transformado en una pandemia que transformó al mundo y lo sumió en una crisis global.

Lo que sí es novedad ahora es cómo diferentes estados norteamericanos se están sumando a la teoría del presidente.
Florida se sumó a una petición junto a otros 17 estados que solicitan al Congreso de Estados Unidos investigar el papel de China en el presunto encubrimiento de la crisis del coronavirus y “engañar internacionalmente” a la comunidad internacional sobre la gravedad de la enfermedad.

“¿Qué sabía el Partido Comunista de China, cuándo lo sabía y por qué sus miembros participaron en una conspiración masiva para encubrir y engañar a la comunidad internacional sobre la gravedad y la naturaleza altamente contagiosa del nuevo coronavirus?”, se preguntó la procuradora general de Florida, Ashley Moody en un comunicado en el que ratificaba su posición de pedir explicaciones.

Además, hizo hincapié en la necesidad del pueblo norteamericano de recibir una respuesta a estos interrogantes y lo más pronto posible, sobre todo debido al golpe brutal que recibió el país debido a la pandemia, que hoy en día tiene el 70% de los casos de coronavirus de todo América. A la crisis sanitaria se le suma la económica, que impacta directamente en los ciudadanos, millones de ellos hoy en día desempleados.

“El mal manejo y el engaño deliberado del gobierno chino ha causado la muerte y las dificultades a millones de estadounidenses. Los fiscales generales republicanos, como principales funcionarios legales de sus respectivos estados, quieren responsabilizar a China por sus acciones (…) Exigimos saber si China mintió al mundo cuando el coronavirus viajó rápidamente desde Wuhan a nuestras costas, infectando y matando a miles en el camino “, enfatizó la mandataria.

En sintonía, los otros 17 estados que se sumaron al pedido indicaron que tal como el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, describió como un “clásico esfuerzo de desinformación comunista”, el gobierno de China, “apoyado” por la Organización Mundial de la Salud (OMS), parece haber engañado intencionalmente al mundo.

Los procuradores generales de estos estados informaron que uno de sus colegas presentó una demanda contra China y “muchos de nosotros estamos considerando presentar acciones legales similares”.

De acuerdo a la Universidad Johns Hopkins, que se encarga de registrar la cantidad de contagios a nivel mundial, Estados Unidos superó este lunes la barrera de las 80.000 muertes a causa de coronavirus, una enfermedad que deja un total de 1.344.512 contagiados en el país más golpeado por la pandemia.

Además, el Departamento de Trabajo informó el pasado viernes que el 14,7% de la fuerza laboral está desocupada, 10 puntos más que en marzo, cuando se había reportado un 4,4 por ciento.

A las cifras de contagios, muertes y desempleo, que marcan un panorama totalmente oscuro, se suman las disputas económicas entre ambas potencias, que tienen impacto directo en el resto del mundo.

Mientras desde Washington, el presidente Donald Trump lanza semanalmente nuevas amenazas a Pekín, en el gobierno de Xi Jinping crecen las presiones para que la fase 1 del acuerdo comercial quede sin efecto, lo que podría generar otra ola de inestabilidad en los mercados mundiales, ya sacudidos por la crisis del COVID-19.

———————————————————–––––––––––
Political Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

Déjanos tu opinión