El presidente, Donald Trump, dijo este miércoles que su país ha «resuelto el tema del asilo» gracias a la cooperación del triángulo norte de Centroamérica y México, que le han ayudado a limitar la capacidad de los inmigrantes indocumentados de solicitar refugio en Estados Unidos.

Trump hizo esas declaraciones durante una reunión en Nueva York con el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, con cuyo Gobierno firmó la semana pasada un acuerdo que podría obligar a los solicitantes de asilo a pedir ese amparo antes en el país centroamericano que en Estados Unidos.

«Hemos resuelto de alguna forma el tema del asilo al recurrir a diferentes países. Hemos recurrido a México, a Honduras, a El Salvador, porque los demócratas (en el Congreso estadounidense)» no quieren trabajar en ese tema, dijo Trump.

Poco antes de reunirse con Bukele, Trump había participado en la firma en Nueva York de otro acuerdo, esta vez con el Gobierno de Honduras, para limitar la inmigración irregular hacia el territorio estadounidense.

«Nos hemos reunido con Honduras y también hemos tenido hace tiempo reuniones con Guatemala. Hemos firmado acuerdos de cooperación con la mayor fuerza posible y eso es bueno para todos nosotros», subrayó Trump.

Con el acuerdo recién suscrito con Honduras y los firmados recientemente con El Salvador y Guatemala, Washington ya ha firmado pactos para limitar la concesión de asilo a los indocumentados con los tres países que forman el triángulo norte de Centroamérica, de donde proceden la mayoría de los indocumentados que llegan a EE.UU.

Además, en junio, México firmó un acuerdo con EE.UU. por el que envió a sus fronteras norte y sur a la Guardia Nacional y accedió a expandir a lo largo de toda la zona limítrofe la política conocida como ‘Permanezcan en México’, que permite devolver a ese país a los solicitantes de asilo para que esperen allí a que se tramiten sus peticiones.

Durante la reunión con Trump, Bukele pronosticó que se llevará bien con el presidente estadounidense porque ambos son «amables y chingones», y agregó: «Esa es una de las razones por las que firmamos el acuerdo (migratorio), por la amistad» entre Estados Unidos y El Salvador.

«Los dos usamos mucho Twitter, así que nos llevaremos bien», añadió Bukele.
Al término del encuentro, el presidente salvadoreño consideró que ha empezado una «muy buena relación» con la Administración estadounidense y destacó el tono amistoso de la cita, bromeando con que a Trump le gustaron mucho sus zapatos.

En el ámbito migratorio, destacó que el presidente de EE.UU. valora mucho el trabajo y que le debería interesar contar a migrantes que trabajan, que tiene títulos universitarios, que tiene empresas o que da empleo.

Por eso, se mostró convencido de que va a haber «un resultado positivo» para los salvadoreños y de que habrá una «extensión en las visas», con permisos para otros tipos de empleos como el comercio, la industria y el turismo.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here