El presidente Donald Trump ha pedido ayuda a líderes hispanos para lograr apoyo de esta comunidad de cara a las elecciones del próximo noviembre, cuando busca un segundo mandato de cuatro años, durante una reunión telefónica que sostuvo con líderes latinos de todo el país.

“El presidente dijo que no ganaría sin el voto latino” y pidió la ayuda en una reunión efectuada el miércoles en la que participaron unos 600 líderes hispanos y que fue convocada para hablar sobre la COVID-19, dijo este jueves a Efe Frank García, presidente de la National Association of Latino State Chambers of Commerce (Asociación Nacional de Cámaras Estatales de Comercio Latinas), entre ellas las de California, Texas, Chicago, Puerto Rico, Las Vegas, Rhode Island y Utah.

A la reunión se invitó a religiosos, empresarios y otros líderes latinos de Honduras, Colombia y cubanos de Florida, entre otros países.

“Había muchos líderes hispanos, pero ellos escogieron antes a los que hablarían” quienes, según García, elogiaron el trabajo de Trump con la pandemia.

Indicó que desde que llegó la pandemia a Estados Unidos, Trump ha hecho este tipo de reunión semanal o cada dos semanas junto con sus asesores sanitarios, entre ellos el cirujano general del país, para hablar de la COVID-19 en la comunidad latina pero no participaban más de 200 personas.

La comunidad latina, seguida por la afroamericana, es la más afectada por el azote de la pandemia, según han señalado las autoridades sanitarias.

En esta ocasión solo habló la doctora Deborah Birx, integrante de la fuerza de tareas de la Casa Blanca sobre la pandemia, quien lo hizo por menos de cinco minutos.

“En mi opinión esto fue una reunión política”, afirmó el comerciante e insistió en que no se les permitió hablar en la reunión.

“Normalmente las cámaras grandes hablamos pero en esta ocasión no me dejaron hablar porque sabían que iba a decir la verdad, que los pequeños comerciante no van a poder abrir, que los contratos con el Gobierno en este momento no son importantes. Lo son, pero ahora lo que importa es qué van a hacer para ayudar a los pequeños negocios” que no se han podido beneficiar de los préstamos que han sido aprobados para este sector, afirmó.

García se refirió a que el presidente de la US Hispanic Chamber of Commerce, Ramiro Cavazos, uno de los que pudo hablar, preguntó a Trump sobre los contratos de empresas latinas con el Gobierno.

“Si nuestros miembros están quebrando (debido a la pandemia), cómo pregunta eso. La atención ahora debe ser para ayudar a las pequeñas empresas. Él tiene a grandes empresas en su junta de directores” no a pequeños negocios, señaló.
“Ramiro no está enfocado en pequeños empresarios; él tiene a millonarios en su junta”, argumentó.

De acuerdo con el líder empresarial, lo que más le molestó “es que haya dicho (Trump) que no va a ayudar a Nueva York, California y a Chicago” ni a otros estados demócratas con los fondos que han reclamado para continuar brindando servicios a sus residentes.

“Estoy muy molesto. Él dijo que esos estados habían administrado mal sus fondos y que no les ayudaría. Gente muy cercana a mi ha muerto (por el virus). Esa ayuda es muy importante para policías, para hospitales. Él quiere la bancarrota para Nueva York, sus hijos viven aquí, él tiene negocios aquí, esta es su comunidad” y le da la espalda, según García.

“La gente latina que estaba allí (y le apoyó) se vendió por migajas”, señaló molesto.
También indicó que la comisionada residente de Puerto Rico en Washington, Jennifer González, que también pudo hablar, elogió a Trump diciendo que ayudó a la isla tras el huracán María, con los terremotos y la pandemia “y eso no es cierto”.
“Además los empresarios me han dicho que están en quiebra. Tampoco defendió a Nueva York” de lo que dijo Trump.

García recordó que en Nueva York vive una gran comunidad puertorriqueña. “Fue triste que no apoyó a Nueva York y a los puertorriqeños que trabajan en hospitales, en la policía, con lo del dinero. Que no apoyara a esos estados está muy mal y esto lo digo en carácter personal”, afirmó el empresario de origen puertorriqueño
Igualmente indicó que un miembro de la comunidad hondureña aseguró que el presidente de ese país había elogiado la efectividad de la hidroxicloroquina para combatir el coronavirus.

Trump dijo esta semana que toma hidroxicloroquina y zinc a diario desde hace más de una semana porque ha oído “muchas cosas buenas” sobre su efecto contra la COVID-19, pero insistió en que tiene “cero síntomas” de la enfermedad.

Desde hace más de un mes, Trump ha exaltado las virtudes de ese medicamento utilizado contra la malaria, el lupus o la artritis severa, que se ha recetado a muchos pacientes de COVID-19 en todo el mundo, pero que aún forma parte de ensayos clínicos.

Déjanos tu opinión