Un Tribunal de Apelaciones expresó hoy varias dudas sobre la legalidad de la práctica del Gobierno que preside Donald Trump de enviar a México a algunos solicitantes de asilo mientras se resuelven sus casos y dejó la puerta abierta a tumbar la medida.

Los tres magistrados del Noveno Circuito de Apelaciones, con sede en San Francisco (California), tras escuchar el caso se mostraron especialmente preocupados por el hecho de que el Gobierno no pregunte a los inmigrantes si tienen miedo a ser perseguidos antes de enviarlos a México.

«Ni tan siquiera les preguntan si tienen algún tipo de miedo», se dirigió el juez William Fletcher, quien más crítico se mostró con la medida, al abogado del Gobierno.

Otro de los magistrados que conforman el panel, Richard Paez, adelantó una posible decisión del tribunal al asegurar que este podría tener que bloquear la medida a nivel nacional «para asegurar que a los inmigrantes que no tienen abogados también se les pregunte si tienen miedo» en caso de ser enviados a México.

Por su parte, el abogado del Departamento de Justicia Scott Stewart defendió la aplicación actual de la medida y aseguró que los inmigrantes pueden «de forma voluntaria» comunicar a los responsables de Inmigración si tienen algún miedo de ser perseguidos en México.

«Mucha gente dice tener miedo de ser perseguida porque lo que quieren es quedarse (en EE.UU.)», argumentó Stewart.

La política de enviar a México a los demandantes de asilo (sin importar de dónde provengan) a la espera de que se resuelvan sus casos empezó en enero y desde entonces se ha enviado a ese país vecino a alrededor de 40.000 personas.

El pasado 8 de abril, el juez federal de San Francisco Richard Seeborg ordenó al Gobierno bloquear esta política migratoria, pero este recurrió y el Noveno Circuito de Apelaciones dejó sin efecto temporalmente la suspensión, de manera que las autoridades migratorias han podido seguir enviando a México a solicitantes de asilo hasta ahora.

Lo que decida el Tribunal tras la sesión de hoy será ya el fallo definitivo por parte de esta Corte de Apelaciones, aunque la parte perdedora siempre podría volver a presentar un recurso, incluso ante el Tribunal Supremo, algo que previsiblemente hará el Gobierno si la decisión le es contraria.

Además de la medida sobre el envío a México, los tres jueces del panel escucharon este martes argumentos sobre otro caso también vinculado a los solicitantes de asilo, en esta ocasión sobre la decisión del Gobierno de denegar automáticamente el asilo a quienes no lleguen al país por los denominados «puntos de entrada oficiales».

Esta medida, ordenada por Trump en noviembre del año pasado ante lo que consideró una crisis migratoria causada por las «caravanas» de migrantes centroamericanos, fue bloqueada por un juez federal de San Francisco y por tanto permanece sin efecto.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here