El presidente Donald Trump retornó este viernes a primera hora a Palm Beach (sur de Florida) tras una viaje sorpresa a Afganistán, donde se reunió con las tropas estadounidenses allí destacadas y con el presidente afgano, Ashraf Gani.

El avión del Air Force One aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Palm Beach poco antes de las 07.00 de la mañana de hoy, hora local (12.00 GMT), y poco después Trump descendió por la escalerilla vistiendo el identificable gorro rojo con el lema de su campaña «Make America Great Again» («Hacer EEUU grande de nuevo») para dirigirse a su club privado Mar-a-Lago.

En la «Casa Blanca de invierno», como suele llamar a su residencia, el presidente ha permanecido casi dos horas antes de dirigirse al cercano Trump International Golf Club, donde previsiblemente pasará buena parte del día de hoy, tal como acostumbra cuando viene a descansar al sur de Florida.

Trump arribó a este estado del sureste del país el pasado martes junto a su esposa Melania y al hijo de ambos, Barron, con la intención de pasar el fin de semana largo a raíz del día de Acción de Gracias, que se celebró el jueves en todo el país.

No obstante, de manera secreta, el presidente voló la noche del miércoles de Florida a la base aérea de Andrews, en las afueras de Washington, para desde ahí embarcar en su otro avión presidencial junto a una docena de periodistas, los que no supieron el destino final hasta unas dos horas antes del aterrizaje en la base aérea estadounidense de Bagram, en Afganistán.

En el que ha sido su primer viaje a Afganistán desde que asumió la presidencia, y dónde ha permanecido unas tres horas y media, Trump anunció la reanudación del diálogo de paz con los talibanes, casi tres meses después de romper las negociaciones con el grupo insurgente a raíz de un atentado en Kabul.

En Bagram, la mayor base aérea estadounidense en Afganistán, Trump dio un breve discurso ante las tropas en un hangar antes de compartir con algunos de ellos el tradicional pavo de Acción de Gracias.

A la medianoche el presidente y su comitiva partieron desde Bagram e hicieron una escala en la base aérea de Ramstein, en Alemania, donde aterrizaron poco después de las tres de la mañana hora local y en la que los esperaba el avión en el que llegó a Florida el martes y que permaneció en Palm Beach cuando partió rumbo a Afganistán desde la base aérea Andrews.

Al cabo de apenas media hora en la base aérea alemana, y luego de cambiar de avión, el presidente emprendió el camino de vuelta a Florida, a la que llegó 36 horas después de ausentarse en medio del secretismo.

El de Afganistán ha sido el segundo viaje de Trump a una zona de combate tras la visita que hizo el año pasado a Irak con motivo de las fiestas navideñas.

El mandatario no tiene previsto ningún acto oficial para hoy y se espera retorne a Washington el domingo.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here