Por Jesús Sánchez-Cañete

Crédito de imagen: EFE

 

Un popular programa de concursos de la televisión holandesa ha puesto el dedo en la llaga sobre los posibles tentáculos de los narcotraficantes bolivianos sobre el gobierno español. La pregunta del programa “¿Quién quiere ser millonario”? no es tan inocente cuando coloca al líder de Podemos, Pablo Iglesias Turrión, como una de las cuatro opciones para que los participantes identifiquen a un gran narcotraficante.

Las otras opciones fueron el cantante Luis Rodríguez López-Cepero conocido como Luis Fonsi; el expresidente colombiano y Premio Nobel de la Paz, Juan Manuel Santos, y Joaquín Guzmán Loera, el famoso “Chapo” Guzmán, según describe la publicación española OK Diario.

Lo que no se puede tomar como broma son las graves acusaciones del expresidente boliviano y delegado ante la comunidad internacional del Gobierno interino de Bolivia, Jorge Quiroga, quien ha divulgado con nombres y apellidos a miembros de Podemos que presuntamente recibieron dinero del populismo y las narcodictaduras.

De acuerdo con Quiroga, los líderes iniciales de Podemos, Carolina Bescansa, asignada para Nicaragua; Juan Carlos Monedero para Venezuela, e Íñigo Errejón para Bolivia, aceptaron fondos “robados” de Bolivia y Venezuela para expandir el comunismo en España y otros países. Quiroga ha culpado directamente al presidente en funciones de España, Pedro Sánchez, del intento de sacar de la Embajada de México en Bolivia a dos exministros de Evo Morales para frenar la divulgación de la información, que puede afectar los acuerdos de investidura de Sánchez.

Por otro lado, el expresidente boliviano atribuyó un incidente reciente en la embajada mexicana en La Paz al envío por parte de España de cuatro “rambitos” para rescatar a los exministros Juan Ramón Quintana y Héctor Arce.

“Qué penoso que Pedro Sánchez esté haciendo operativos con rambos para extraer a criminales, delincuentes blancoides y fraudulentos que conocen del proyecto castrista y chavista”, lamentó. Quiroga dijo que los encapuchados, lejos de ser diplomáticos, pertenecían a las operaciones especiales españolas que llegaron armados hasta la sede diplomática mexicana en Bolivia.

“Estos cuatro falsos James Bond han llegado el 20 de diciembre y vinieron con el fin de extraer a criminales y delincuentes”, denunció.

Bolivia ordenó la expulsión de los seis funcionarios españoles envueltos en ese incidente. Entretanto, el gobierno de España rechazó que la visita hubiera tenido como objetivo facilitar la salida de personas asiladas.

La imagen de España no luce nada bien con las explosivas acusaciones del gobierno boliviano, que será un gran desafío para reparar las relaciones con el país andino en 2020 tras la salida del izquierdista Evo Morales como jefe de Estado.

¿Cómo afectara a las relaciones entre España y Estados Unidos y a las bases conjuntas en territorio nación al tener a comunistas en el gobierno?

Nos preguntamos, ¿por qué la prensa española en su inmensa mayoría no presta suficiente atención a estas noticias?

 

———————————————————–
Political Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here