Por Majid Rafizadeh

Crédito de imagen: Majid Saeedi/Getty Images

 

El gobierno iraní está acortando su tiempo de arranque nuclear, la cantidad de tiempo necesaria para producir suficiente uranio apto para armas para una sola arma nuclear. Teherán ha logrado esto a través de varios pasos en los últimos meses.

El gobierno de Irán primero aumentó sus reservas de uranio enriquecido más allá del límite de 300 kilogramos; enriqueció el uranio a niveles superiores al límite del 3,67 por ciento, y luego activó 20 centrifugadoras avanzadas IR-4 y 20 IR-6. Los líderes iraníes incluso se jactaron de que su gobierno está explorando nuevos programas de enriquecimiento de uranio y produciendo centrifugadoras.

Más recientemente, el jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán, Ali Akbar Salehi, declaró que Irán tiene un suministro adecuado de uranio enriquecido al 20%, «Ahora mismo tenemos suficiente uranio al 20%», dijo a la Agencia de Noticias Estudiantil Iraní, ISNA, «pero podemos producir más según sea necesario». Añadió que el país está reanudando el enriquecimiento de uranio a un nivel mucho más alto en la instalación nuclear de Fordow, una instalación subterránea de enriquecimiento de uranio que, según se informa, está ubicada en una de las bases del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC, por sus siglas en inglés), que inyecta gas de uranio en centrifugadoras y opera 60 centrifugadoras avanzadas IR-6.

Esto marca una fase peligrosa en el desafío nuclear de Irán. Teherán está utilizando ahora una especie de centrífuga prototipo que enriquece el uranio casi 50 veces más rápido.

Se estima que el tiempo de explosión nuclear de Irán en 2015 fue inferior a un año. Teherán ha avanzado en su programa nuclear desde entonces. En una entrevista con el canal 2 de Irán, Salehi admitió que el «acuerdo nuclear» iniciado por el entonces presidente estadounidense Barack Obama no sólo no restringió el programa nuclear de Irán, sino que también ayudó a Irán a avanzar en su programa nuclear a través del flujo de fondos gracias al levantamiento de las sanciones. «Si tenemos que volver atrás y retirarnos del acuerdo nuclear», afirmó, «ciertamente no volvemos a donde estábamos antes de… Estaremos en una posición mucho más alta».

Aunque Irán es parte en el Tratado de No Proliferación (TNP), se niega a permitir que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) inspeccione sus instalaciones. Tampoco se permite que el OIEA inspeccione o supervise las instalaciones militares del Irán, donde es muy probable que se estén llevando a cabo actividades nucleares.

Entre las muchas concesiones que la administración Obama hizo al gobierno iraní, una era aceptar la demanda de los líderes iraníes de que las instalaciones militares estuvieran fuera del alcance del OIEA. Debido a esta rendición, en varios lugares de alto perfil, como el complejo militar de Parchin, situado al sureste de Teherán, el régimen ha sido libre de participar en actividades nucleares sin riesgo de inspección.

Los dirigentes iraníes siguen afirmando que sus actividades nucleares se realizan únicamente con fines pacíficos. Esta afirmación es falsa. Si la República Islámica está avanzando en su programa nuclear con fines pacíficos, ¿por qué Teherán no ha informado repetidamente al OIEA de sus instalaciones nucleares, incluidas las de Natanz y Arak?

Además, ¿por qué el gobierno iraní sigue negándose a responder a las preguntas del OIEA sobre una instalación nuclear secreta, supuestamente situada en los suburbios de Teherán? Dos organizaciones no partidistas con sede en Washington, el Instituto para la Ciencia y la Seguridad Internacional y la Fundación para la Defensa de las Democracias, publicaron el año pasado un informe detallado sobre las actividades nucleares clandestinas de Irán en este lugar.

Además, ¿por qué el gobierno iraní colocó un sistema de misiles antiaéreos S-300 en el emplazamiento nuclear subterráneo de Fordow después del acuerdo nuclear de 2015? Por último, ¿por qué el régimen iraní nunca aborda adecuadamente los informes sobre sus esfuerzos por obtener tecnología y equipos nucleares ilegales? La agencia de inteligencia nacional de Alemania, la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, reveló en su informe anual de 2016 que el gobierno iraní había seguido un camino «clandestino» para obtener tecnología y equipos nucleares ilícitos de empresas alemanas «a un nivel cuantitativamente alto, incluso según los estándares internacionales».

La verdad es que, desde la perspectiva de los clérigos gobernantes de Irán, la obtención de armas nucleares es una necesidad para ayudar a Teherán a avanzar en sus ambiciones hegemónicas de dominar la región. Además, al tener armas nucleares, el gobierno iraní puede apoyar más poderosamente a los grupos terroristas y a sus representantes para desestabilizar la región sin preocuparse de que Occidente pueda atacar objetivos militares iraníes.

Sobre todo, en opinión de los clérigos gobernantes, tener armas nucleares puede garantizar la supervivencia de su clase dirigente teocrática, antiestadounidense y antisemita.

Por eso, antes de que sea demasiado tarde, en lo que se está convirtiendo rápidamente, incumbe a los Estados Unidos y a la comunidad internacional tomar en serio los avances nucleares de Irán y abordar urgentemente su prisa por obtener armas nucleares.

 

Este artículo fue publicado por The Gatestone Institute el 26 de noviembre de 2019. Reproducido en Political Hispanic con autorización de dicha fuente. Traducido por Political Hispanic.
———————————————————–
Political Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here