Por Judith Bergman

Crédito de imagen: iStock

 

Las nuevas cifras de la oficina de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat, muestran que el desempleo está aumentando en Suecia. Según Eurostat, el desempleo era del 7,4% en agosto, mientras que la media de la UE en agosto era del 6,2%. Esto deja a Suecia, en el ranking de desempleo de Eurostat de países, en el número 24 de 28. Según el periódico Expressen, una de las principales razones del elevado desempleo en Suecia es el gran número de inmigrantes que ha acogido el país.

Ya en febrero de 2019, el ministro sueco de Justicia e Inmigración, Morgan Johansson, se burló de aquellos que temían que la migración llevara a un desempleo masivo: «¿Recuerdas cuando los agoreros chillaban que la migración llevaría a un desempleo masivo? «Ahora: el desempleo sigue disminuyendo entre los nacidos en el extranjero y los jóvenes. Para los nacidos en casa está en un nivel mínimo sin precedentes».

No puede burlarse de nadie ahora. En 2013, el líder socialdemócrata Stefan Löfven, que ha sido primer ministro desde 2014, dijo que se aseguraría de que en 2020 Suecia tuviera el menor desempleo de la UE. Evidentemente, eso no va a suceder.

La afluencia desproporcionadamente grande de personas que no tienen los conocimientos educativos o lingüísticos necesarios para trabajar en la economía sueca no es probable que contribuya a provocar el desempleo más bajo de la UE. Como ya informó Gatestone, la pequeña ciudad sueca de Filipstad ejemplifica un lugar donde la afluencia de migrantes no occidentales, algunos de ellos analfabetos, con poca o ninguna educación, ha significado que la tasa de desempleo en ese grupo sea del 80%: dependen para su sustento del programa de bienestar social de la municipalidad.

En 2015, durante la crisis migratoria europea, casi 163.000 inmigrantes llegaron a Suecia buscando asilo, principalmente de Siria, Afganistán e Irak, según un informe reciente del diario Aftonbladet. De esos 163.000 migrantes, 60.000 recibieron un permiso de residencia. En el grupo de personas mayores de 15 años, compuesto por 40.019 personas, sólo 4.574 obtienen su sustento del empleo, según el informe de Aftonbladet. 18.405 personas de la cohorte viven de la asistencia social de los municipios y 9.970 personas reciben fondos para estudiar.

Según Aftonbladet, ocho de los diez municipios que recibieron más solicitantes de asilo en 2015 tienen un desempleo superior a la media nacional, y en los diez municipios hay una mayor proporción de la población que vive de la asistencia social. Aftonbladet menciona a Ljusnarsberg en el condado de Örebro como el municipio que recibió el mayor número de solicitantes de asilo, 230 por cada 1000 habitantes. Allí, la tasa de desempleo es superior al 10% y el número de beneficiarios de la asistencia social es del 22,9%. En Norberg, que ocupa el segundo lugar en importancia en relación con su tamaño, la tasa de desempleo es del 8,6%. «Las industrias tienen una necesidad muy limitada de personas sin experiencia y sin educación», dijo la concejala municipal Johanna Odö. «Aunque tuviéramos dinero para contratar a más personas, no las encontraríamos entre las personas que están fuera del mercado laboral en nuestro municipio hoy en día». El economista y profesor Per Lundborg dijo a Aftonbladet:

«Suecia es uno de los países con más alta tecnología del mundo, donde hemos reducido los puestos de trabajo más sencillos. Por lo tanto, la brecha de conocimiento es demasiado grande para muchos de los inmigrantes refugiados que vienen aquí».

En Malmö, donde el desempleo es del 13,7%, casi el doble de la media nacional, el municipio tiene un déficit de 390 millones de coronas (40,2 millones de dólares). «Esto es algo que compartimos con muchos otros municipios. Esto se debe al desarrollo demográfico, donde menos[personas] tienen que mantener más», dijo recientemente la directora financiera del municipio de Malmö, Anna Westerling, al diario Sydsvenskan.

Uno de cada cuatro municipios y una de cada tres regiones, según un informe de la Asociación Sueca de Autoridades Locales y Regiones (SKL), tenía un déficit presupuestario en 2018. Al menos 110 municipios esperan tener un déficit este año. (Hay 290 municipios y 21 regiones en Suecia.)

Por lo tanto, muchos municipios necesitan hacer recortes presupuestarios. En Ystad, en el sur de Suecia, el municipio, como parte de los servicios del estado de bienestar, ayuda a las personas mayores con comidas calientes y servicios de limpieza. Ahora, para ahorrar dinero, la municipalidad ya no servirá comidas calientes a los ancianos y los servicios de limpieza se limitarán a una vez cada tres semanas. Los ancianos, en cambio, tendrán que recibir comidas preparadas en el supermercado.

«Se trata de tratar de racionalizar nuestros procesos de trabajo. Pero también para inspirar y repensar», dijo Dan Kjellsson, Director Social del municipio de Ystad, cuando fue entrevistado para un artículo en Aftonbladet. El artículo también citaba a la hija de un anciano que recibe ayuda:

«Imagínese que no puede hacer mucho por su cuenta, por lo que[la municipalidad] ayuda con la limpieza. Imagina el inodoro, ¿cómo se ve después de tres semanas? ¿Cómo está la cocina, higiénicamente? Creo que hay que limpiar cada dos semanas», dijo.

El municipio de Motala, según un informe de Aftonbladet, anunció que reduciría la calefacción en los edificios gestionados por la ciudad, incluidas las residencias de ancianos, para ahorrar dinero. «Cuidaremos de los ancianos, no se congelarán, pueden tener mantas», decía el mensaje.

Sin embargo, las críticas a los ahorros propuestos para el cuidado de las personas mayores en Motala fueron tan masivas que el municipio tuvo que dar marcha atrás. «Es bueno que Motala haya cambiado de opinión y escuchado. Suponemos que han aprendido la lección y que el cuidado de los ancianos será lo último que se ahorre en el futuro», dijo Eva Eriksson, portavoz de la organización de pensionistas en Suecia, SPF Seniorerna. La municipalidad de Motala también está planeando ahorrar en comidas calientes para los ancianos al reemplazarlas por comidas preparadas en el microondas. Queda por ver si también se descarta esta idea.

Mientras tanto, en junio, el parlamento sueco votó a favor de una ley que probablemente aumente la inmigración a Suecia basada en la reunificación familiar. El Partido Moderado y los Demócratas Suecos fueron los únicos que votaron en contra de la propuesta. «El gobierno está completamente relajado al respecto. Están cerrando los ojos a lo que ha ocurrido después de 2015», dijo Maria Malmer Stenergard, diputada del Partido Moderado; «todavía hay una crisis en los municipios. Decimos que no a esto porque necesitamos una política de refugiados estricta».

 

Este artículo fue publicado por The Gatestone Institute el 22 de noviembre de 2019. Reproducido en Political Hispanic con autorización de dicha fuente. Traducido por Political Hispanic.
———————————————————–
Political Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here