El pasado martes 5 de enero tuvieron lugar las elecciones de la segunda vuelta para elegir a los representantes del Senado por el estado de Georgia. Elección crucial para decidir quién se quedaba con el poder del Senado de Estados Unidos.
Jon Ossoff (33), viejo conocido de los suburbios de Atlanta, se enfrentaba de nuevo a David Perdue (71) de la misma forma que el reverendo Raphael Warnock (51) se enfrentaba a Kelly Loeffler (55), que nunca había ganado unas elecciones a nivel estatal.

En unas elecciones decisivas la clave para ganar y decidir el futuro del Senado era la participación. La participación de los condados de North y South Georgia para los republicanos así como la participación de los suburbios de Atlanta y la comunidad afroamericana para los demócratas.

Donald Trump concedió un mitin horas antes de que abriesen los colegios electorales pidiendo a sus seguidores que saliesen a votar para que los Republicanos mantuviesen el poder en el Senado. De la misma forma que Biden hacia lo mismo pero en un mitin lleno de coches para mantener las distancias de seguridad en plena nueva ola de la pandemia en el país.

La segunda vuelta de las elecciones del Senado en Georgia han alcanzado récords de participación. Más de tres millones de personas ya habían depositado su voto de forma anticipada antes del 5 de enero, señal de que la población del estado de Georgia sabía la importancia de acudir a las urnas y votar para decidir el futuro del Senado.

A primera hora del 6 de enero se confirmaba la victoria del reverendo Raphael Warnock sobre Kelly Loeffler, con un 50’8% frente al 49’2% alcanzado por la candidata republicana. Sin embargo, la segunda carrera senatorial estaba mucho más reñida que la que se disputaban Warnock y Loeffler.

De hecho, mientras el Capitolio estaba siendo asaltado por seguidores de Trump para evitar que el Senado confirmase a Biden como futuro presidente de los Estados Unidos se confirmaba que Jon Ossoff había ganado también su carrera senatorial contra David Perdue con un 50’4% de los votos frente al 49’6% del republicano Perdue.
Esta noticia como era de esperar se quedaba durante unas horas en un segundo plano.

Con las dos carreras senatoriales de Georgia ganadas por Ossoff y por Warnock, los Demócratas se hacen con el poder del Senado. Los Demócratas cuentan ahora con el mismo número de representantes en el Senado que los Republicanos, pero en caso de empate será Kamala Harris como presidenta del Senado, la que desempate en este caso a favor de los Demócratas.
Joe Biden tendrá un comienzo de su presidencia más sencillo teniendo el control tanto del Congreso como del Senado.

Déjanos tu opinión