Un salvadoreño que murió hace casi un mes ahogado en el canal de irrigación de El Paso (Texas) tras cruzar de forma irregular la frontera con México, sigue sin ser identificado y su cuerpo continúa en el depósito de cadáveres.

Anabel Salazar, investigadora de la Oficina del Médico Forense de El Paso, dijo hoy a Efe que aún se desconoce la identidad del inmigrante, pero que al menos ya ha habido comunicación con personas que se han identificado como posibles familiares del fallecido. “Todavía no se identifica, pero estamos trabajando ya con familiares”, dijo. La funcionaria mencionó que hasta el momento no podía dar más detalles.

Hasta hoy, el Consulado de El Salvador de Houston (Texas), dependencia encargada del sector de El Paso, desconocía del caso. “A mí no me han notificado. Ni la morgue, ni nadie”, afirmó Jaime Escobar, funcionario del área de Protección Migratoria de la representación salvadoreña en Texas.

La Patrulla Fronteriza informó que el 29 de julio de que el inmigrante murió ahogado en el canal de irrigación, cercano al Río Grande, que marca la línea imaginaria con México, y se ubica dentro de territorio estadounidense.

Las cámaras de vigilancia detectaron a un grupo de inmigrantes cruzando la frontera por un área cercana a Clint (Texas), al este de El Paso. Al ser interceptados por agentes fronterizos, dos de los inmigrantes se lanzaron al canal de irrigación, detalló el portavoz de la Patrulla Fronteriza en el sector, Ramiro Cordero.

Uno de los extranjeros fue rescatado, mientras que el otro fue arrastrado por la corriente y falleció, mientras que dos presuntos “coyotes” huyeron a territorio mexicano. Los agentes de la Patrulla Fronteriza detuvieron a tres personas quienes informaron que el fallecido no sabía nadar y era de El Salvador.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here