Por Debalina Ghoshal

Crédito de imagen: kremlin.ru

 

En enero, tres meses antes del golpe militar del 11 de abril en Sudán que derrocó al dictador Omar al-Bashir después de 30 años de gobierno feroz, según los informes, Moscú firmó un «proyecto de acuerdo militar» con Sudán, para facilitar la entrada de buques de guerra rusos y sudaneses a los puertos de las dos naciones. Según el mayor general Al-Hadi Adam Musa, jefe del subcomité parlamentario de defensa, seguridad y orden público de Sudán, «este acuerdo allanará el camino para más acuerdos y una mayor cooperación … posiblemente una base rusa en el Mar Rojo».

Este proyecto de acuerdo siguió a otras discusiones de defensa entre el presidente ruso Vladimir Putin y al-Bashir. Según un informe reciente en The Arab Weekly:

«Al-Bashir ha estado hablando con el presidente ruso Vladimir Putin sobre una posible presencia militar rusa en Sudán desde que la pareja se reunió en noviembre de 2017. Durante su reunión, al-Bashir ofreció construir una base aérea para Rusia en la costa del Mar Rojo y -equipar al ejército sudanés con armas rusas, incluidos aviones de combate SU-30 y misiles tierra-aire …

Más extraordinariamente, durante una entrevista con RIA Novosti, al-Bashir solicitó que Putin lo proteja de la ‘agresión estadounidense’, que tenía la intención de dividir a Sudán en cinco países «.

Estos informes apuntan a los crecientes esfuerzos diplomáticos y militares de Rusia para mejorar su presencia en África.

No fue una sorpresa, entonces, cuando Rusia respaldó a al-Bashir durante las protestas populares para sacarlo del poder. El apoyo de Moscú a los regímenes antiamericanos no es nada nuevo, como lo ilustra su lucha para mantener al presidente sirio Bashar Assad en el poder, y su intento de preservar el gobierno ilegítimo del presidente venezolano Nicolás Maduro.

El interés de Rusia en establecer una base naval en Sudán puede haber sido provocado por el rechazo de Djibouti a su solicitud en 2016 de hacer permanente su presencia marítima temporal en el país, donde la Armada rusa estaba «usando Djibouti como parte de un esfuerzo antipiratería de la ONU».

Para aprovechar sus contratos de extracción de oro y sus acuerdos de exploración de gas con Jartum, y la posible construcción de una refinería de petróleo rusa en Sudán, Rusia puede sentir la necesidad de su propio puerto en el Mar Rojo.

Rusia también podría estar interesada en ser mediadora entre Sudán y sus vecinos alejados, Eritrea y Egipto, con los cuales Moscú disfruta de relaciones cordiales. Una base naval en Sudán facilitaría este proceso, especialmente porque Rusia también «está buscando establecer una base logística en Eritrea» y ha alcanzado un «proyecto de acuerdo con Egipto para que los aviones de combate rusos utilicen bases militares egipcias».

Además, Rusia ofreció en 2018 actuar como mediador en la guerra civil en Yemen. Un fuerte punto de apoyo militar en el Mar Rojo mejoraría su capacidad para hacerlo.

Un desafío clave para Rusia en este punto es la transición del gobierno en formación en Sudán, que parece más amigable con Riyadh y Washington que con Moscú.

Sin embargo, inmediatamente después de la expulsión de Bashir, Rusia anunció que reconoció al Consejo de Transición Militar (MTC) interino de Sudán que lo reemplazó. Desde entonces, «Rusia dijo que está en conversaciones con el ejército gobernante de Sudán y la oposición en un intento por ayudar a calmar el enfrentamiento que condujo a una represión violenta contra los manifestantes prodemocráticos», nuevamente insertándose como un «mediador» en la lucha interna de un país extranjero.

Es crucial para Occidente no solo vigilar de cerca los movimientos de Moscú en Sudán, sino evitar que Rusia aumente su influencia en la región.

 

Este artículo fue publicado por The Gatestone Institute el 13 de agosto de 2019. Reproducido en Political Hispanic con autorización de dicha fuente. Traducido por Political Hispanic.
———————————————————–
Political Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

 

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here