La prensa estadounidense ha vivido el “período más turbulento” de su historia reciente reflejado, entre otros, en los ataques y arrestos contra los periodistas que han cubierto la ola de protestas disparadas tras la muerte del afroamericano George Floyd en Minneapolis (Minnesota).

Así consta en el informe preliminar sobre la situación de la libertad de prensa en Estados Unidos que se presentará durante la 76 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que se inicia este miércoles en formato virtual a causa de la pandemia del coronavirus.

Pendiente de aprobación en la jornada de clausura de la asamblea, que se celebrará el viernes, el documento dedicado a EEUU señala que además de la “retórica antiprensa” del presidente Donald Trump, los periodistas “sufrieron numerosos ataques físicos, muchas veces por parte de miembros de las fuerzas del orden”.

Muchos de esos ataques ocurrieron a partir de mayo, cuando la muerte de Floyd a manos del policía Derek Chauvin desató una ola de protestas contra la violencia policial.

De acuerdo a la contabilidad del U.S. Press Freedom Tracker, entre el 1 de abril y el 30 de septiembre se registraron 148 ataques físicos a periodistas, un “aumento asombroso” respecto a los últimos tres años.

El informe da cuenta de casos como los de las fotoperiodistas Linda Tirado, quien quedó ciega de forma permanente a causa de una bala de espuma disparada por la Policía y Barbara Davidson, quien se dio un golpe en la cabeza al ser arrojada al suelo por un agente.

Periodistas empujados, golpeados y rociados con gas pimienta por las fuerzas del orden público, a pesar de llevar credenciales de prensa y de identificarse, como ocurrió con el reportero de la Agencia Efe Albert Traver, el documento también da cuenta de agresiones del público a periodistas durante los meses de protestas.

De acuerdo al U.S. Press Freedom Tracker, si se toman en cuenta otras formas de agresiones como gases lacrimógenos, rociadores de pimienta y daños al equipo, hasta el 8 de octubre el número de agresiones e incidentes vinculados con la libertad de prensa durante las protestas ascendió a más de 856.

Aunque alcanzó notoriedad la detención del periodista de la cadena CNN Omar Jiménez con otros dos miembros de su equipo mientras cubrían las protestas desde Minneapolis, el informe de la SIP se hace eco de por lo menos 67 periodistas arrestados entre el 1 de abril y el 30 de septiembre, según U.S. Press Freedom Tracker.

“EL ENEMIGO DEL PUEBLO”

El informe destaca también que el presidente Trump no cesa de difamar a la prensa en sus mítines y a través de su cuenta de Twitter, incluso “celebrando el hecho de que el presentador de MSNBC Ali Velshi recibiera un balazo de goma mientras cubría las protestas”, como destaca el documento.

“Fake news”, “enemigo del pueblo” y “el verdadero partido de oposición”, son algunos de los términos con los que Trump “continúa difamando a la prensa”, según el informe, que señala además de que el presidente acusa, sin pruebas, a los medios de comunicación de asociarse con el Partido Demócrata “para difundir desinformación”.

También en el verano hubieron esfuerzos infructuosos para evitar la publicación de varios libros sobre Donald Trump, incluido “The Room Where It Happened”, el libro de memorias de John Bolton durante su periodo como asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca.

Mary Trump, la sobrina del presidente, debió afrontar demandas que no prosperaron con motivo de la publicación de su libro “Too Much and Never Enough: How My Family Created the World’s Most Dangerous Man”.

“En julio, un juez federal ordenó la liberación del exabogado del presidente, Michael Cohen, desde la prisión, al descubrir que Cohen había sido devuelto a prisión en represalia por su plan de publicar un libro sobre el presidente Trump”, señala la SIP en su informe.

El documento resalta como un hecho positovo la derogación por parte del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, de la Sección 50-a de la Ley de Derechos Civiles de Nueva York, que “había evitado que se divulgara el comportamiento inadecuado de las fuerzas del orden público bajo la Ley de Libertad de Información del estado (FOIL)”

Déjanos tu opinión