Por Bassam Tawil

Crédito de la imagen: Spencer Platt / Getty Images

De acuerdo con su política de larga data de financiar a cualquiera que busque destruir a Israel o matar a judíos, Irán ha decidido pagar estipendios a las familias de palestinos de la Franja de Gaza que murieron durante los ataques contra Israel. La decisión se refiere a los palestinos que murieron mientras atacaban a soldados israelíes durante los disturbios semanales patrocinados por Hamas a lo largo de la frontera Gaza-Israel; comenzaron en marzo de 2018 bajo la bandera de la “Marcha de regreso”.

¿Cuáles son las implicaciones de la decisión iraní? El mensaje que Irán está enviando a las familias palestinas es: “Si quieres dinero y una buena vida, envía a tus hijos a morir en la frontera con Israel”. En otras palabras, Irán les está diciendo a las familias palestinas que la mejor manera de mejorar sus condiciones de vida es enviando a sus hijos a matar o herir a un judío. Este es un mensaje que es probable que resuene en todas partes entre los árabes, mucho más allá de los palestinos.

La expansión de la influencia iraní en Oriente Medio en general y en la arena palestina en particular comenzó durante la administración de Obama, que hizo la vista gorda ante las intenciones agresivas de Irán y más tarde se embarcó en una política de apaciguamiento hacia sus mulás. Bajo la administración de Obama, los iraníes deben haber sentido que tenían un pase para hacer lo que quisieran. Evidentemente, es por eso que hoy están sentados no solo en la Franja de Gaza y el Líbano, sino también en Siria, Yemen, Libia e Irak.

Recientemente, Gatestone informó cómo Irán planeaba tomar el control de la Franja de Gaza. El artículo señaló que los iraníes estaban fortaleciendo sus lazos con Hamas y la Jihad Islámica para garantizar que los dos grupos terroristas mantuvieran un fuerte control sobre la población palestina allí.

Uno probablemente no debería haber esperado nada diferente de los iraníes. De hecho, la decisión de financiar a las familias de los palestinos asesinados en ataques contra israelíes es consistente con las políticas antiisraelí y antisemita de los gobernantes de Teherán, así como de otros. Los iraníes incluso se jactan de esta decisión. Esperan que la medida refuerce la posición de Irán en los países árabes e islámicos y le permita continuar entrometiéndose en los asuntos internos de los países de Medio Oriente.

No es una coincidencia que la decisión fue anunciada poco después de que el supuesto presidente “moderado” de Irán, Hassan Rouhani, llamara a Israel un “tumor canceroso” y un “régimen falso” establecido por los países occidentales para promover sus intereses en el Medio Oriente.

Los comentarios de Rouhani son una confirmación adicional del objetivo declarado abiertamente de Irán de destruir a Israel

Los líderes iraníes y sus aliados palestinos merecen crédito por ser honestos y directos sobre sus intenciones. A principios de este año, el líder supremo de Irán, Ali Khamenei, llamó a Israel “perro rabioso” y dijo que el mundo islámico debería armarse contra el estado judío.

El año pasado, los iraníes dieron a conocer una cuenta regresiva digital que muestra 8.411 días de lo que dicen que sería la “destrucción de Israel”. La predicción se basa en una declaración hecha por Khamenei en 2015, en la que dijo que no quedaría “nada” de Israel para el año 2040.

La decisión de financiar a las familias de los terroristas palestinos se anunció durante una conferencia del Foro Mundial para la Proximidad de las Escuelas de Pensamiento Islámicas, un foro establecido en 1990 por orden de Khamenei para la reconciliación de diferentes escuelas y sucursales islámicas. El hombre que anunció la decisión fue Mohsen Araki, el líder del foro. Irán, dijo, ha decidido “adoptar” a las familias de los palestinos asesinados en la frontera entre Gaza e Israel. Cuando los iraníes hablan de “adoptar” a alguien, quieren decir que Teherán cuidará de las familias de aquellos que atacaron a los judíos y les proporcionará todo lo que necesitan, incluido dinero, atención médica y educación.

Los representantes palestinos de Irán, Hamas y la Jihad Islámica, aplaudieron rápidamente la decisión. Lo llamaron un “paso positivo hacia la unificación de los musulmanes”. En palabras del líder de la Jihad Islámica Khaled al-Batsh, “La nación islámica no tiene más remedio que estar unida. Esperamos que el resto de los árabes y musulmanes sigan su ejemplo y apoyen las marchas y el levantamiento del bloqueo [impuesto en la Franja de Gaza] “.

Los iraníes incluso invitaron a altos funcionarios de Hamas a la conferencia, lo que indica un mayor apoyo de Teherán al grupo terrorista con sede en Gaza que también busca la eliminación de Israel. La delegación de Hamas estaba encabezada por Mahmoud Zahar, considerado en la Franja de Gaza como el “comandante en jefe” del ala militar de Hamas, Izaddin al-Qassam.

El objetivo declarado de la conferencia es forjar la unidad entre los musulmanes. Para los iraníes y sus representantes, la unidad islámica es un requisito previo para lograr el objetivo final de eliminar el “tumor canceroso” (Israel) de la faz de la tierra. Irán ha estado haciendo todo lo posible para lograr este objetivo.

De no ser por el apoyo de Irán, la organización terrorista chií libanesa Hezbolá no estaría apuntando decenas de miles de cohetes y misiles contra Israel. Si no fuera por el respaldo militar y financiero iraní, Hamas, la Jihad Islámica y otros grupos terroristas no hubieran podido disparar más de 400 proyectiles contra Israel en 24 horas, como lo hicieron el mes pasado.

Irán suministra los medios a cualquiera que comparta el objetivo de la República Islámica de eliminar a Israel. Hezbolá ha estado recibiendo miles de millones de dólares de los iraníes para prepararse para la próxima guerra contra Israel. Hamas y la Jihad Islámica en la Franja de Gaza han estado recibiendo ayuda política, financiera y militar de Irán para continuar sus ataques contra Israel.

Las acciones de Irán no solo están dirigidas contra Israel, sino también contra Estados Unidos. Como explicó Hussein Sheikh al-Islam, un alto funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán: “La última decisión [para financiar a las familias palestinas] tiene como objetivo apoyar a los palestinos frente a las conspiraciones estadounidenses para eliminar la causa y los derechos palestinos”.

Para dejar las cosas claras: a Irán no le importan los palestinos; Irán busca destruir a Israel, y si pudiera, destruir a los Estados Unidos, como sugiere su expansión a Sudamérica.

Parece que algunos mullahs en Irán no pueden esperar la predicción de Khamenei de la destrucción de Israel en 2040. El dinero iraní prometido a las familias está destinado a alentar a otros árabes y musulmanes a enviar a sus hijos para lanzar ataques con cohetes contra Israel y lanzar piedras y bombas de fuego a Soldados israelies

El dinero no se destina a la construcción de clínicas médicas o escuelas en la Franja de Gaza. Irán está preparado para continuar su lucha contra Israel y los Estados Unidos hasta el último palestino o árabe o musulmán. De hecho, a los mullah les gustaría ver morir a más árabes y musulmanes para promover la jihad contra Israel y los Estados Unidos. La pregunta es, ¿permitirá la comunidad internacional que este plan continúe, o se dará cuenta del hecho de que Irán tiene mucho más que Israel y los Estados Unidos a la vista?

 

Este artículo fue publicado por The Gatestone Institute el 3 de diciembre de 2018. Reproducido en Political Hispanic con autorización de dicha fuente. Traducido por Political Hispanic.
———————————————————–
Political Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here