Otro debate demócrata para el olvido

0
153

El Partido Demócrata tuvo un debate más anoche en Las Vegas, y no fue un debate cualquiera ya que se estrenaba la presencia del ex Alcalde de New York, Michael Bloomberg.

Como era de esperarse, la mayoría de los candidatos atacaron a Bloomberg con toda la artillería posible debido a su reciente ascenso en las encuestas que lo situan solo por debajo del socialista Bernie Sanders.

¿Pero que nos dejó este último debate? En realidad muy poco. Anoche pudimos escuchar muy pocas proposiciones a futuro de los candidatos en caso de que alguno le toque dirimir la elección contra Donald Trump. Fue un concierto de ataques en los que la posible ganadora de la noche fue la que más atacó y ella es Elizabeth Warren. La senadora de Massachusetts se despachó toda la noche con controversiales demandas a Bloomberg sobre su pasado, sus declaraciones de impuestos, y su falta de respeto a algunas mujeres que trabajaron en su empresa Bloomberg LC, las cuales han tenido conflictos dentro de ella pero no pueden hablarlo públicamente por haber firmado contratos de confidencialidad.

Warren quien también es una ex profesora de la Facultad de Derecho de Harvard es una debatidora formidable en general, estuvo especialmente concentrada y contundente en la noche del miércoles. Pero siendo realistas, sus posibilidades de alzarse con la candidatura oficial demócrata son muy pocas ya que se encuentra a 15 puntos del actual líder Bernie Sanders.

El senador independiente por Vermont, llego al debate liderando las encuestas y con su clásica verborragia, la misma que a veces le juega en contra. Todo lo que Sanders necesitaba hacer en el escenario del debate era evitar un paso en falso evidente y lo logró. Si bien tuvo algún encontronazo con Buttigieg, Bloomberg y Warren en algunos pasajes del debate, pudo dejar en claro sus puntos significativos y probablemente se benefició por el volumen de fuego cruzado que recibió Bloomberg.

Cuando los rivales de Sanders intentaron atacarlo, los domino con cierta contundencia y relativa facilidad. El político socialista domina las encuestas y se encuentra cómodo mirando al resto desde arriba. Pero hubo otros candidatos que también rayaron con cierto nivel anoche como es el caso Amy Klobuchar.

La candidata de Minnesota reactivó su campaña con su buena actuación en el debate anterior, días antes de las primarias de New Hampshire.

Klobuchar tuvo otra noche fuerte, aunque no tan estelar, como la que tuvo en New Hampshire. Entre sus puntos fuertes de la noche se destaca que enfatizó sus modestas raíces después de que Bloomberg hiciera una referencia desacertada sobre cómo un empresario de su riqueza difícilmente podría usar Turbo Tax, una simple aplicación para hacer las declaraciones de impuestos que la gente “común” utiliza comúnmente en Estados Unidos.

Otro precandidato que estuvo muy activo en la noche de ayer fue el alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, que se encuentra bajo presión en varios frentes. Luego de un comienzo alentador en Iowa y New Hampshire, quedo mal ubicado en las encuestas en Nevada y en Carolina del Sur. Su gran actuación en Iowa y New Hampshire no ha sido tan transformadora como sus partidarios esperaban.

El perdedor de la noche

El perdedor fue sin lugar a dudas Michael Bloomberg. El ex alcalde de New York tuvo una noche terrible. Fue atacado por todos los otros precandidatos, algo que se veía venir debido a los casi $400 millones que lleva gastados en publicidad en lo que va de la campaña.

Lo más sorpresivo fue su ineficacia a la hora de defenderse. La forma en que Warren lo atacó sobre los acuerdos de confidencialidad fue solo uno de los ejemplos más evidentes. Bloomberg también mostró una especie de irritación que le es familiar a los neoyorquinos que lo tuvieron tres veces como alcalde.

En términos más generales, la manera en que el ex alcalde defiende enérgicamente su vasta riqueza no está bien vista y cae mal. Recordemos que Bloomberg es una de las 20 personas más ricas del mundo.

El ex Alcalde de la “gran manzana” no estará en la boleta electoral hasta el súper martes del 3 de marzo, momento en el cual los recuerdos de este debate posiblemente se encuentren olvidados bajo una avalancha de anuncios publicitarios.

Antes de cerrar, debería mencionar que la actuación de Joe Biden pasó prácticamente desapercibida, ya que el ex vicepresidente no tuvo momentos descollantes ni cruces con otros precandidatos que valgan la mención. Lo que sí está claro es que viendo el panorama en tiendas demócratas podemos decir que el mayor beneficiado de la noche fue una vez más Donald Trump.

 

 

 

 

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here