Las autoridades de Estados Unidos, junto con las de Argentina y Brasil, se incautaron 5.300 armas de fuego, 167 explosivos y 15 silenciadores durante una operación efectuada en los tres países, informó este viernes la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) estadounidense.

El operativo implicó la ejecución de 53 órdenes de arresto y 25 detenciones en los tres países, según lo anunciaron en Miami, entre otros, el director adjunto de ICE, Matthew Albence, y el agente especial de la oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI, en inglés), dependiente de ICE, Anthony Salisbury.

La oficina en Miami de HSI fue la que inició las investigaciones en torno a una organización criminal transnacional que realizaba operaciones de contrabando de grandes cantidades de armas, entre ellas rifles AR-15, y accesorios desde Estados Unidos hacia Argentina y Brasil.

La organización “explotó el Servicio Postal de Estados Unidos al exportar ilegalmente partes de armas y municiones reguladas por el Reglamento de Trata Internacional de Armas de Fuego, y sin las licencias correspondientes del Departamento de Estado” de EE.UU., señala una nota de ICE.

Desde los inicios de la investigación, diversas oficinas de HSI, en conjunto con autoridades argentinas y brasileñas, han desplegado varias órdenes de arresto y decomisado “significativas cantidades” de armas de fuego y partes, además de más de 100.000 dólares en efectivo.

La mayor parte del armamento, tras pasar por Argentina, tenía como destino final Brasil, país que registra fuertes índices de violencia por la acción de bandas y el crimen organizado.

Entre los detenidos en el operativo, figuran John James Peterson, de 60 años, y Brunella Zuppone, de 67, con residencia en Miami y quienes jugaron “roles clave” en la organización contrabandista, de acuerdo a las autoridades.

“No es solo detener el contrabando, es desmantelar las organizaciones”, explicó sobre la misión de la operación Albence, quien sugirió que el sur de Florida se podría haber convertido en un foco del tráfico de armas con destino a América del Sur.

Fueron parte del anuncio hecho este viernes en la sede en Miami de HSI, y en el que se mostró a los medios parte del armamento requisado, el comandante Martin Myslicki, de la Gendarmería Nacional Argentina, y Eugênio Coutinho Ricas, de la Policía Federal brasileña.

Déjanos tu opinión