La ciudad de Nueva York, el gran epicentro de la pandemia de COVID-19 y la urbe más poblada de la nación, planea una “recuperación justa” por fases a lo largo de los “próximos 20 meses” y ha encargado a un grupo de expertos diseñar una hoja de ruta para guiarla, según anunció este domingo el alcalde Bill de Blasio.

En rueda de prensa, De Blasio perfiló los “primeros pasos hacia el reinicio” económico de la Gran Manzana a principios de mayo y la “visión de una recuperación justa” en los “próximos 20 meses” de su Administración, en todo caso supeditados a la buena marcha de los indicadores de fallecimientos, hospitalizaciones y nuevos casos de coronavirus en el área más impactada del estado.

En ese sentido, reveló que la curva sigue bajando, con una estabilización de nuevas hospitalizaciones (144, las mismas que el día anterior), menos ingresados en cuidados intensivos (768, 17 menos) y un 29 % de casos positivos entre todos los que se han hecho la prueba (un 1 % menos).

Han fallecido 17.126 personas con COVID-19 en la ciudad de Nueva York, de acuerdo con los datos de la universidad Johns Hopkins a fecha de este domingo.

“No solo necesitamos una recuperación, necesitamos una transformación: tomar este momento doloroso y convertirlo en algo sobre lo que construir una mejor ciudad, y aquí es donde entra el concepto de recuperación justa”, explicó el político demócrata, que no quiere “volver al statu quo de antes del coronavirus”.

El alcalde ha creado un equipo de trabajo formado por ocho líderes civiles a los que ha encargado “formular una hoja de ruta preliminar” que guíe los esfuerzos de las autoridades en la recuperación de la pandemia, centrándose en resolver las desigualdades raciales y económicas, y que deberán entregar el 1 de junio.

Entre los expertos están Patrick Gaspard, presidente de las Open Society Foundations; Henry Garrido, director ejecutivo del mayor sindicato de empleados públicos de la ciudad, District Council 37; Maria Torres Springer, vicepresidenta de programas de la Ford Foundation en EE.UU; o Richard Ravitch, vicegobernador de Nueva York que “salvó” el sistema de transportes en los 70.

De Blasio anunció que en mayo el ayuntamiento empezará a reunirse con “consejos asesores” de sectores como la sanidad, la cultura o el turismo, y de comunidades de líderes religiosos u organizaciones sociales, para que informen sus decisiones, y está formado un equipo de trabajo para abordar concretamente el “racismo estructural”.

“Quiero que la gente vuelva a trabajar, ya sea en Wall Street o en una bodega (tienda de barrio)”, declaró.

Déjanos tu opinión