Si hay algo que caracteriza a Nueva York, es su constante movimiento, al ser una de las capitales mundiales que más atrae a los turistas y que enamora a quienes viven en ella. Caminar por sus calles, perderse en los diferentes barrios y absorber la cultura neoyorkina es una experiencia que todos deberíamos tener al menos una vez en la vida.

Sin embargo, pareciera que esa vida propia está dormida. El coronavirus no dejó exenta a Ciudad que Nunca Duerme de ser uno de los epicentros con más casos confirmados de afectados.

La cantidad de casos de covid-19 confirmados en el estado de Nueva York llegó a 25.665 este martes, casi 5.000 más que el día anterior. La peor de las noticias es que ese número corresponde a la mitad de los registrados en EE.UU. y 6,5% del total mundial y ya se ha cobrado hasta hoy 125 vidas sólo en Nueva York.

Sumándose a las medidas que se están implementando a nivel global, el gobierno del Estado de Nueva York aumentó las restricciones a los ciudadanos, cerrando escuelas, restaurantes y otros comercios, así como el pedido a la gente de que evite salir a la calle.

Así es que la ciudad de las luces se ha vaciado, en sus calles no se respira el frenesí diario, no se huelen falafels ni se escuchan todo tipo de acentos. No hay ejecutivos corriendo de un lado a otro, llegando a ningún lado ni se observan turistas perdidos. Para subir al Empire State no hay que hacer fila ni nadie visita el Memorial del 9/11.

No es ninguna sorpresa que la ciudad tenga tales niveles de contagio si se tiene en cuenta la cantidad de personas que constantemente circulan por sus calles. Hay 8,6 millones de newyorkinos, 28.000 por milla cuadrada, a eso se le debe sumar la cantidad de turistas que visitan a diario la metrópoli.

Desde el gobierno local se le reclama más ayuda a Washington, por ejemplo exigiendo a las fábricas producir máscaras faciales y respiradores, que comienzan a escasear ya que sin ese material crítico en algunos días el sistema de hospitales públicos será incapaz de mantener viva a gente que de otra forma sobreviviría.

Para el gobernador newyorkino Andrew Cuomo, la prioridad ahora debe estar enfocada en “reducir la cantidad de contagios, hacer más testeos y aislarnos”. “Necesitamos que el gobierno federal aplique la Ley de Defensa a la Producción para acceder a los medicamentos que necesitamos. No podemos seguir esperando que las empresas vengan a asistirnos”, insistió el gobernador.

La ayuda que necesita la ciudad y el país es urgente. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, el avance de los casos en todo Estados Unidos creció de tal forma que superó a España y ahora es el tercero más afectado después de China (81.591 casos) e Italia (63.927 casos), con 49.768 infectados.

Ya todos sabemos cómo el Covid-19 está afectando la economía, y Estados Unidos no está exento de las consecuencias que tendrá el virus, pero más allá de eso, lo que es fundamental es que desde el gobierno comiencen a tomarse todas las medidas, aunque sean extremas, para que el Coronavirus no se siga esparciendo al ritmo acelerado que lo está haciendo en el país.

Por ahora, Nueva York está dormida, esperando a que todo pase para
despertar de la pesadilla y volver a recibir a quienes quieran conocerla.

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
Political Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here