Las negociaciones con China se encuentran «cerca de concluir algunas secciones» del acuerdo con el que buscan poner fin a la guerra comercial con ese país, tras la imposición recíproca de varias rondas de aranceles, informó hoy la Oficina del Representante de Comercio Exterior (USTR).

En un comunicado, Robert Lighthizer, representante de Comercio Exterior, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, realizaron el anuncio tras conversar con el viceprimer ministro chino, Liu He, sobre la «primera fase» del acuerdo.

«(Los negociadores) realizaron avances en asuntos específicos y las dos partes están cerca de concluir algunas de las secciones del acuerdo. Las discusiones seguirán de manera continuada entre los funcionarios de menor rango, y los jefes de negociación sostendrán otra llamada en el futuro próximo», señaló la nota oficial.

Minutos después el presidente, Donald Trump, remarcó en declaraciones desde la Casa Blanca que las negociaciones están yendo «muy bien» y «un montón de buenas cosas están sucediendo ahora».

«China quiere un acuerdo desesperadamente», dijo el mandatario.
Estas conversaciones tienen el objetivo de ultimar los flecos del acuerdo que deberían firmar Trump y su homólogo chino, Xi Jinping, durante la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) que se celebrará en Santiago de Chile el 16 y 17 de noviembre.

Trump anunció a comienzos de mes un acuerdo parcial para dar tregua a su guerra comercial con China, que se prolonga ya durante casi año y medio, y dejó de lado sus planes de subir los aranceles a las importaciones del gigante asiático.

El presidente estadounidense describió el pacto como la «primera fase» en un proceso que puede desarrollarse en hasta tres etapas, y explicó que confía en firmar ese arreglo inicial junto a Xi durante la cumbre del APEC.

Por su parte, China se comprometió a aumentar sus compras de productos agrícolas estadounidenses hasta llegar a entre 40.000 y 50.000 millones de dólares, una cifra que, según Trump, es entre «2,5 y 3 veces superior» a lo que Pekín «había comprado hasta ahora en su punto más álgido», cuando rozó los 17.000 millones de dólares.

Ninguno de los dos Gobiernos, sin embargo, ha publicado hasta el momento detalles del acuerdo, pero Trump precisó que incluye algunas medidas relativas a la devaluación de la divisa china y temas de propiedad intelectual, aunque no trata la transferencia forzada de tecnología en China, un tema que se discutirá «en la segunda fase».

El acuerdo tampoco resuelve el tema de los vetos a la exportación que afectan al gigante chino de la telefonía Huawei, algo que se está negociando en un proceso paralelo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido de los efectos globales de la disputa comercial entre los dos gigantes económicos, y ha rebajado las previsiones de crecimiento tanto de EE.UU. como de China para este año y el próximo.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here