Para el pequeño país suramericano el gobierno de Mujica fue la peor experiencia vivida desde su independencia por allá por 1825.

Algunas personalidades son psicóticamente camaleónicas y capaces de camuflarse entre nosotros. Nadie cree que una persona pueda pasar de terrorista, asesino, ladrón y violador de DD.HH. a legislativo, presidente y recibir condecoraciones por su lucha por los DD.HH., los mismos que durante años violó alevosamente en reiteración real sin remordimiento y a sangre fría.

Este artículo de opinión está dirigido especialmente a los cándidos, ingenuos y crédulos, que se han tragado el “cuento o relato” de que los tupamaros en general, y José Mujica en particular, se han reformado y son hoy gente honrada. Pretende alertar a aquellos que consideran al ex presidente uruguayo como un modelo de regeneración o filósofo de la postmodernidad.

Mujica, era uno de los cabecillas de la banda terrorista y asesina Tupamaros en Uruguay, identificado con el alias de “José Antonio Mones Morelli”, reconocido en una época de muerte del país suramericano, en el que los Tupamaros arrinconaron a sangre y fuego a la población civil bajo la ideología de la izquierda marxista stalinista.

Mujica y su grupo de delincuentes, incapaces de vivir de una forma decente y respetando leyes, se dedicaron al asesinato a sangre fría, terrorismo, extorsión, saqueo y robo. Su responsabilidad en actos de terrorismo, violación a los DD.HH. y delincuencia común fueron ampliamente comprobados y por algunos de ellos fue enjuiciado y procesado, a mí manera de entender todavía tiene una gran deuda con la sociedad, ya que algunos de sus crímenes fueron delitos de lesa humanidad.

El 11 de enero de 1971 se le atribuyó en calidad de alto dirigente tupamaro el asesinato por la espalda con 7 disparos del funcionario policial José Leonardo Villalba. El 21 de diciembre de 1971 el asesinato del peón rural Ramón Pascasio Báez Mena con una inyección mortal de Pentotal, y es detenido el martes 30 de junio de 1964 como un delincuente común cuando intentaba asaltar al contador de la empresa textil Sudantex.

Mujica es además reconocido por su defensa al régimen asesino de Stalin, cuyos asesinatos considera “menos grave” que los de Adolfo Hitler, además de caracterizarse por ser un aliado incondicional del fallecido dictador Hugo Chávez, o por frases como “no hay nada más lindo que entrar con una 45mm a robar un banco, y así sentís que te respetan” por la toma de Pando, o “no hay que ponerse delante de las tanquetas” cuando eran atropellados ciudadanos comunes por blindados del gobierno de Maduro. Ese es el verdadero Mujica, cruel, sangriento y con mentalidad delictiva.

Sergio Lamanna, ex integrante del MLN (tupamaros) y compañero de Mujica,) en una entrevista confirmó lo señalado en el libro de María Urruzola, con respecto a que el sector político liderado por Mujica (el Movimiento de Participación Popular -MPP), se habría financiado mediante robos a mano armada. Esos grupos fueron denominados “tupabandas o polibandas”, porque muchos de sus miembros pertenecían a esa organización en combinación con policías corruptos. Lamanna afirmó: “desconozco si se volcó íntegramente el botín obtenido al movimiento, ya que estamos hablando de gente muy corrupta”.

No solo dijo eso, sino cosas mucho más graves aún:

“…esa actividad de asaltos se llevó adelante, pero con un signo diferente del MNL de los años 60, ya que, en esa época, se expropiaron los bancos para conseguir una transformación social. En los años 80, 90 y 2000 la expropiación fue para hacer carreras políticas individuales y en muchos casos también para enriquecimiento notorio, como por ejemplo, Mujica, Eleuterio Fernández Huidobro, nombrado Ministro de Defensa por Mujica, entre otros”.

El entrevistador le preguntó a Lamanna si sabía quienes comandaban las mencionadas “tupabandas o polibandas” y aseguró que “el jefe era Mujica”.

Cuando se le inquirió a Lamanna si sabía hasta cuándo habían actuado esas bandas, respondió: “Hasta el 2004, por los testimonios que yo he recibido de mis compañeros”.

Explicó que las “tupabandas o polibandas” dejaron de actuar cuando la Izquierda ganó las elecciones del 2004. Ya no hicieron falta porque a partir de entonces, “tuvieron ‘la caja del Estado para las necesidades de los partidos y personales”.

Durante la presidencia de Mujica, ocurrieron muchas cosas turbias con visos claros de corrupción y abuso de poder, lo que no fue posible investigar hasta ahora, porque se impidió hacerlo ya que la izquierda contaba con mayorías en las 2 cámaras y negaban con propias mayorías la formación de Comisiones Investigadoras. Este escenario cambiará a partir del primero de marzo de este año 2020, ya que asume un nuevo gobierno de diferente orientación política también con sus propias mayorías parlamentarias. El origen de los negocios con Venezuela fue la creación de la Fundación Bolívar-Artigas, creada cuando la Izquierda accede al poder en Uruguay (2005), a instancias de Hugo Chávez. Al asumir Mujica como presidente en 2010, fue a Caracas con el objetivo de impulsar los negocios entre ambos países: se firmaron 13 acuerdos.

Una de las empresas más beneficiadas fue “Aire Fresco”, hasta entonces desconocida y que operó casi exclusivamente con el Gobierno venezolano por el periodo de gobierno de Mujica. A su director, Omar Alaniz, ex integrante del Comité Central Tupamaro, se le otorgó el monopolio de la intermediación entre ambas naciones «en rubros alimenticios, vinculados sobre todo con productos avícolas, cárnicos, cereales y lácteos». Los negocios realizados por esta empresa en esas condiciones rondaron los USD $100 millones, simplemente por mediar.

Uno de los hechos de corrupción más sonados fueron los negocios con Venezuela y la administración de los recursos del Fondo para el Desarrollo (Fondes).

El Fondes fue creado por Mujica en 2011 durante su presidencia. Se ocupa de otorgar créditos a empresas que, tras haberse fundido, mediante la palanca del Gobierno, pasaron a ser dirigidas por los propios trabajadores. Varias de esas empresas recibieron millonarios créditos en dólares, a pesar de que los organismos técnicos estatales aconsejaban lo contrario porque no eran viables. Aire Fresco hizo una importante contribución a la campaña electoral del MPP en 2014, y los principales beneficiados por el Fondes están ligados al MPP, quienes prácticamente no han devuelto un peso de los USD $70 millones que en conjunto se les prestó.

A raíz de lo mencionado, tres diputados presentaron una denuncia penal ante la Justicia especializada en Crimen Organizado, para que investigue los negocios con Venezuela y el Fondes. Los sospechosos son Mujica, el entonces canciller Luis Almagro y el ex secretario de la Presidencia Homero Guerrero.

Afirmación que concuerda con las revelaciones de otros ex tupamaros, recogidas en varios libros de reciente aparición.

En mi opinión, Mujica es hoy, en pleno año 2020 una peor persona que la que era en sus inicios en 1960 y digo esto porque Mujica ha engañado y estafado al mundo con la imagen que ha vendido; pero no lo ha hecho solo, pues contó con apoyo de agentes externos, muchos de ellos financiados por él mismo (con fondos de origen incierto), como Kusturica, Soros, su fundación Open Society y agencias periodísticas de varias partes del mundo.

Tuvo la posibilidad de disculparse, pedir perdón y redimirse por las fechorías y delitos cometidos, pero en lugar de eso decidió montar un personaje ficticio con una gran caja de resonancia, poder de convocatoria, personaje cual villano de película que ha sabido usar magistralmente para lograr sus más deleznables y miserables objetivos políticos y personales.

Para el pequeño país suramericano el gobierno de Mujica fue la peor experiencia vivida desde su independencia por allá por 1825, definitivamente la peor.

Igualó para abajo, creando una nueva sociedad con menos valores y cercenó el pensamiento propio y dejó un problema tan grande que llevará varias generaciones recuperarse.

—————————————————————————–
Political Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

Déjanos tu opinión