Durante el período de 1955 a 1959, alrededor de medio millón de mexicanos entraban en el país cada año, y la cifra fluctuaba en torno a 450.000 migrantes con visas Bracero (temporales) y 50.000 residentes permanentes.

A continuación se describe el descenso y posterior eliminación de las visas Bracero y la entrada de la estancia ilegal de millones de indocumentados de todo el mundo, especialmente de los países de América Latina con especial significado con respecto a los mexicanos.

mexicanos

La política del gobierno de los Estados Unidos a lo largo de los años no ha sido diferente, independientemente del partido que estuviera en el poder. Pero para ser realistas, el partido que se suponía que era más amistoso con los sindicatos y los trabajadores en general, el Partido Demócrata, fue en realidad el partido que más daño hizo a la inmigración de los mexicanos.

Cuando la visa anual de los trabajadores mexicanos se redujo a 20.000 anuales poniéndolos como otros países alrededor del mundo sin tomar en consideración los vínculos que existen entre México y los EE.UU., los trabajadores mexicanos y sus familias, fueron en realidad discriminados sustancialmente con el daño hecho no sólo a los trabajadores mexicanos y sus familias, sino al comienzo de una tendencia que aumentaría año tras año, la inmigración ilegal y desorganizada.

Con la introducción del comercio con México y Canadá, el gobierno de los Estados Unidos estaba tratando de eliminar la necesidad de que los trabajadores mexicanos emigraran en grandes cantidades a los Estados Unidos sustituyéndolo por la apertura de fábricas en México por compañías multinacionales estadounidenses que en la mayoría de los casos, no estaban obteniendo los resultados de disminuir los efectos de la enorme cantidad de indocumentados que se establecían permanentemente en los Estados Unidos.

Ciertamente creemos que cualquier futura Reforma Migratoria tiene que contener un tipo de Programa Bracero que permita a los trabajadores temporales venir a Estados Unidos a trabajar por tiempos específicos, regresando a sus países de origen y disminuyendo así la presión de los sistemas educativos locales y del país.

Todo esto se puede lograr si los millones y millones de mexicanos descendientes de hispanos o latinos que residen en estados como Texas, California, Nuevo México, Arizona, Nevada, Illinois, Nebraska y el resto de los Estados Unidos se reúnen, independientemente de sus gustos políticos de republicanos o demócratas y se unen a los latinos del Super Pac para la Reforma Migratoria con contribuciones de lo que puedan permitirse, para ser utilizados para financiar a los congresistas y senadores que introducirán legislación con tal fin.

Political Hispanic tiene dos frentes abiertos: La Reforma de Inmigración con una clara restitución de las visas de inmigrante permanente a los trabajadores mexicanos y trabajando para la aceptación del Estado Libre Asociado de Puerto Rico como el Estado 51 de la Unión de los Estados Unidos.

Nada de esto podría lograrse si los millones de votantes hispanos o latinos no ejercitan su derecho a voto en tiempo de elecciones.

Las elecciones del 2020 han terminado. Así que ahora toca que todos empiecen a prepararse para las elecciones generales del 2022. Empecemos a elegir políticos que se comprometan con una Reforma Migratoria Justa que restaurará 50,000 visas a los trabajadores mexicanos y una Gran República que dará el mismo tratamiento político a los puertorriqueños que viven en la isla que a los que viven en el continente.

———————————————————–
Political Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones. Traducido por Political Hispanic

Déjanos tu opinión