Por Bassam Tawil

Fuente de la imagen: UNRWA

Aquí hay algunas “buenas” noticias: en octubre, solo cinco palestinos que viven en Siria fueron declarados muertos. El Grupo de Acción para Palestinos de Siria, con sede en Londres, informa que en octubre de 2017, 12 palestinos fueron asesinados debido a incidentes relacionados con la guerra en ese país. “La lista de víctimas que murieron en octubre de 2018 incluye a cuatro palestinos que fueron declarados muertos en Teloul Al-Safa, en el desierto de Al-Sweida, al sur de Siria, y un palestino en Damasco”, dijo el grupo.

Según el organismo de control de derechos humanos que vigila la situación de los palestinos en Siria, el número de palestinos asesinados en Siria desde el comienzo de la guerra civil en 2011 es de 3.903. Otros 1.712 palestinos en ese país han sido arrestados por las autoridades sirias, y 316 figuran como desaparecidos.

La última víctima fue identificada como Ahmed Abdullah Balbisi, quien, según el grupo de derechos humanos, murió de tortura en una prisión siria ocho años después de su encarcelamiento. El grupo dijo que Balbisi fue arrestado entonces por participar en manifestaciones pacíficas organizadas por la oposición siria. Balbisi es la última víctima agregada a los 3,903 palestinos asesinados en Siria durante los últimos siete años. Su muerte fue reportada por el grupo el 22 de noviembre.

Un día antes, el grupo de derechos humanos informó que otros dos palestinos, Mohammed Khalil al-Kurdi y Wael Abu Hamdeh, murieron debido a la falta de un tratamiento médico adecuado. El 19 de noviembre, surgieron informes de que un tercero, Mohammed Ahmed Farhat, fue asesinado durante un intercambio de disparos entre el ejército sirio y el grupo terrorista del Estado Islámico (EIIS).

La semana pasada, los informes indicaron que un hombre palestino, Nael Abd Al-Raheem, fue secuestrado y asesinado por ISIS en la ciudad de Al-Bab, en el noreste de Alepo.

Estas historias sobre las atrocidades cometidas contra los palestinos en un país árabe no son una sorpresa. No es como si alguien esperara que el régimen sirio o las fuerzas de oposición actuaran de manera diferente.

Sin embargo, lo que es perturbador es la actitud de los medios de comunicación internacionales y de la comunidad respecto de la difícil situación de los palestinos en Siria en particular y del mundo árabe en general.

Hay docenas de corresponsales extranjeros en el Medio Oriente en el Medio Oriente, y muchos están basados ​​en Jerusalén y Tel Aviv. Estos corresponsales se sienten seguros viviendo y trabajando fuera de Israel. Prefieren vivir y trabajar en Jerusalén y Tel Aviv en lugar de en Ramallah, la Franja de Gaza, Siria, Jordania, Líbano, Egipto y otros países árabes.

¿Por qué? Porque Israel es el único lugar donde estos corresponsales se sienten seguros. Un viaje a Siria podría resultar en ser decapitado por terroristas musulmanes. Un viaje a Irak podría resultar en ser secuestrado por terroristas musulmanes. Un viaje a Egipto o Jordania podría resultar en el hostigamiento de las autoridades o extremistas musulmanes antioccidentales.

Quizás esta disparidad ayuda a explicar por qué la comunidad internacional no lee sobre las violaciones de los derechos humanos en los países árabes e islámicos. Sin embargo, existe otra razón, no relacionada con la seguridad de los periodistas.

La comunidad internacional no está interesada en lo que los árabes y los musulmanes están haciendo a los palestinos porque los periodistas occidentales están empeñados en cubrir solo las historias que reflejan negativamente a Israel.

Los manifestantes palestinos asesinados por las Fuerzas de Defensa de Israel en la frontera entre Israel y Gaza atraen la atención de decenas de periodistas y medios de comunicación occidentales. Por el contrario, los palestinos torturados hasta la muerte y asesinados en Siria no tienen cobertura en las organizaciones de medios occidentales.

Los 3.903 palestinos asesinados en Siria en los últimos siete años no son de interés para los corresponsales occidentales o sus editores. En lo que respecta a estos periodistas, los informes de la organización de derechos humanos que monitorean la condición de los palestinos en Siria son basura para la papelera.

A diferencia de los que viven en los países árabes, los palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza son afortunados. Gracias a la continua obsesión de los medios de comunicación occidentales con Israel, la comunidad internacional los conoce.

Mientras tanto, las verdaderas víctimas son los palestinos que son arrestados, maltratados y asesinados en Siria y otros países árabes. Estas son las verdaderas víctimas, no solo por lo que están siendo sometidos en los países árabes, sino en gran parte porque los medios de comunicación occidentales ignoran completamente su miseria.

La obsesión de los medios occidentales con Israel ha creado la impresión de que los únicos palestinos que viven en este planeta son aquellos que residen en Cisjordania y la Franja de Gaza. Esta impresión hace una injusticia a los palestinos que enfrentan condiciones horrendas, torturas y muertes en los países árabes, especialmente en Siria. Según el mismo grupo de derechos humanos, Grupo de Acción para Palestinos de Siria, casi 31,000 palestinos de Siria que huyeron al Líbano están siendo sometidos a un “estatus legal precario y terribles condiciones socioeconómicas debido a su falta de acceso al mercado laboral y Ausencia de asistencia de socorro “.

¿A quién le importa el sufrimiento de estos palestinos? Ninguno. Cada semana, decenas de periodistas extranjeros viajan a la frontera entre Israel y Gaza para informar sobre los enfrentamientos entre soldados israelíes y alborotadores palestinos. ¿Alguno de estos periodistas ha pensado en viajar a Siria o al Líbano para informar sobre las atrocidades cometidas contra los palestinos allí? Por supuesto no. ¿Por qué deberían hacerlo cuando la historia carece de un ángulo antiisraelí?

Los editores en Occidente tienen una larga historia de sesgos en los informes sobre Israel (por ejemplo, aquí y aquí). Como el autor y periodista Matti Friedman escribió sobre la cobertura de Israel:

“La corrupción, por ejemplo, es una preocupación apremiante para muchos palestinos bajo el gobierno de la Autoridad Palestina, pero cuando un periodista y yo sugerimos un artículo sobre el tema, el jefe de la oficina nos informó que la corrupción palestina no era” la historia . ‘”

En un artículo aparte, agregó:

“En estos círculos [periodísticos], en mi experiencia, un disgusto por Israel se ha convertido en algo entre un prejuicio aceptable y un requisito previo para la entrada … Puedes afirmar que hablas de verdad al poder, habiendo seleccionado el único ‘poder’ en el área que no representa una amenaza para su seguridad … [T] su grupo de profesionales inteligentes y generalmente bien intencionados dejaron de ser observadores confiables y se convirtieron en un amplificador de la propaganda de una de las fuerzas más intolerantes y agresivas del mundo . ”

El número de palestinos muertos en Siria pronto alcanzará los 4.000. Tal vez entonces, una vez que se haya alcanzado ese espantoso hito, ¿los corresponsales occidentales en el Medio Oriente se darán cuenta de la enormidad de los crímenes que realmente se están cometiendo contra los palestinos?

 

Este artículo fue publicado por The Gatestone Institute el 29 de noviembre de 2018. Reproducido en Political Hispanic con autorización de dicha fuente. Traducido por Political Hispanic.
———————————————————–
Political Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

 

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here