El poder legislativo de Wisconsin, controlado por el Partido Republicano, aprobó hoy unas propuestas de ley que recortan los poderes del gobernador y el fiscal general del estado, cargos que a partir de enero pasarán a ejercer respectivamente Tony Evers y Josh Kaul, ambos demócratas.

La Asamblea y el Senado de Wisconsin aprobaron la legislación después de trabajar durante la mayor parte de la noche.

Las propuestas ahora tienen que recibir el visto bueno del el gobernador saliente, el republicano Scott Walker, para convertirse en leyes.

De ser aprobadas, limitarán la capacidad del gobernador para promulgar normas administrativas y otorgarán a los legisladores el poder de controlar a las personas designadas a la junta de la agencia estatal de desarrollo económico.

Además, el fiscal general deberá obtener la aprobación legislativa para retirarse de litigios, lo que significa que Kaul no podría cumpla con su promesa de retirar a Wisconsin de una demanda para la Ley del Cuidado Accesible de la Salud, conocida como Obamacare.

Otra de las propuestas restringe el plazo para que los votantes de Wisconsin puedan votar de manera temprana en persona a solo dos semanas antes de la elección.

Grupos de defensa a los derechos civiles ya han anunciado que presentarán una demanda judicial contra el límite de la votación anticipada.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here