Por Nicolás Echeverría

Crédito de imagen: Wikimedia Commons

 

En tiempos en donde la democracia en América Latina está en jaque, hoy ha sido un día muy importante para la región.

Argentina, luego de 4 años de gobierno de Mauricio Macri, quien ha sido duramente criticado por sus políticas económicas, y su repercusión en lo social, hoy, traspasó el mando.

El presidente Macri, a diferencia de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, se hizo presente para ponerle la banda presidencial y entregarle el bastón presidencial a Alberto Fernández, presidente electo democráticamente por los argentinos.

Aunque parezca menor, recordemos que hace 4 años, la ex presidenta, hoy ungida vicepresidenta, no fue al acto protocolar, marcando un precedente nefasto para la Argentina.

Por otro lado, resaltar que aun habiendo sido un período muy difícil para los Argentinos, es la primera vez en la historia de ese país, que un gobierno no-peronista culmina su mandato. El antecedente del ex presidente De La Rúa, quien por la difícil situación económica y la gran presión social tuvo que renunciar en al año 2001, con aquella imagen  que recorrió el mundo, yéndose en helicóptero de la casa rosada, mientras reinaba el caos en las calles, que terminó con civiles fallecidos, generó una incertidumbre, y un gran desafío para Macri y para los Argentinos como pueblo, quienes justamente han madurado, respetando las urnas, respetando la democracia.

Por su parte, resaltar las actitudes de los países vecinos.

Por un lado, Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, principal socio comercial de Argentina, quien ha criticado duramente a Alberto Fernández y principalmente a Cristina F. de Kirchner, por su amistad y relacionamiento con los ex presidentes de Brasil, DilmaRouseff y Lula Da Silva, finalmente luego de varias idas y vueltas, a último momento decidió enviar a un representante de su gobierno al acto de asunción, nada menos que a su vicepresidente Hamilton Mourado, tendiendo puentes, dando señales de unidad, a pesar de las diferencias ideológicas.

Uruguay por su parte, dio una lección magistral, de la mano del Presidente Tabaré Vázquez, haciéndose presente con el flamante presidente electo Luis Lacalle Pou, quien es del partido de la oposición, destronando 15 años de gobiernos izquierdistas. Viajaron juntos a la mañana, y asistieron juntos al saludo protocolar en Buenos Aires, como presidente saliente y presidente entrante.

Actitudes que deberían ser naturales en cualquier país en democracia, hoy día son valoradas, y cuestan verse, en una región en donde los casos de fraude como en Bolivia, o de dictaduras como la Venezolana, por mencionar las más notorias, están a la orden del día.

 

———————————————————–
Political Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here