Las promesas de Pelosi pueden quedar en la nada

0
440

Nancy Pelosi no es alguien a quien los republicanos le tengan aprecio. Cabe destacar el coraje que tiene esta señora para enfrentar a muchos desde su puesto de presidente de la Cámara de Representantes. Pero así de confrontante como parece serlo también ha hecho decenas de propuestas durante la campaña presidencial y algunas de estas propuestas pueden quedar en la nada.

Estados Unidos se encuentra hoy en ese extraño e inquietante crepúsculo entre una elección presidencial y la toma de posesión, que este año se hizo aún más angustioso por una pandemia y un cierre económico. La gente está más que dispuesta a dar una oportunidad a la paz política.

En el mes transcurrido desde las elecciones, Joe Biden ha hecho el esperado llamado a la unidad, prometiendo “restaurar el alma de la nación” y reclamando un mandato de acción sobre COVID, la economía, el cambio climático y el racismo sistémico.

“Este es el momento de sanar en Estados Unidos”, le dijo al país después de las elecciones. “Y para progresar, tenemos que dejar de tratar a nuestros oponentes como enemigos”.

Aparentemente, Nancy Pelosi no recibió el mensaje. Ella trabaja bajo la idea errónea de su partido de que la probable victoria estrecha de Biden es de alguna manera un respaldo a una plataforma progresista. Pero está muy claro que no lo es.

En una conferencia de prensa después de las elecciones, Pelosi afirmó erróneamente que Biden tenía un fuerte mandato para liderar. El desorden ideológico en su propio grupo contradice su propio argumento.

Más sorprendente fue su afirmación de que Biden tendrá una “Cámara Demócrata fuerte con él y muchos demócratas en el Senado”, y agregó: “No ganamos todas las batallas en la Cámara, pero ganamos la guerra”.

El Partido Demócrata perdió 11 escaños y Pelosi habla de que gano una guerra en la Cámara. Tal vez Pelosi tendría que usar un poco de introspección sobre este tema ya que no gano escaños, sino que los perdió. Quizás repensar una agenda progresista que esté en desacuerdo con un país de centro derecha sea un buen primer paso. Pero si los eventos de las últimas semanas son un indicio, los demócratas del Congreso se están preparando para más batallas ideológicas, no para las conversaciones de paz que tanto anhelan.

El llamado de Pelosi y Biden para que la nación se una en torno a la plataforma progresista de los demócratas es, en este punto, solo retórica. Sus acciones previas al nuevo Congreso serán un mejor barómetro de la autenticidad de su mano extendida.

Hay rumores de que los demócratas están hablando de terminar con el obstruccionismo si prevalecen en la segunda vuelta del Senado de Georgia algo que tampoco parecer ser una buena idea.

Este fue un año desastroso para los demócratas del Congreso. Si Pelosi sigue adelante con este intento de frenar los derechos de la oposición o de sentar a candidatos que no han sido debidamente elegidos, no estaría haciendo nada menos que echar gasolina a lo que ya es un ambiente político explosivo.

Déjanos tu opinión