La Reserva Federal (Fed) aseguró hoy que las empresas del país se mantienen optimistas sobre su actividad, pese a la escalada de tensión comercial entre Washington y Pekín y su posible impacto económico.

«Si bien las preocupaciones respecto a los aranceles y la incertidumbre de la política comercial continuaron, la mayoría de las empresas se mantuvieron optimistas acerca de las perspectivas a corto plazo», indicó la Fed en su «libro beige», documento en el que recoge información sobre la actividad económica reciente.

Las compañías hicieron esta valoración antes de que el Gobierno de Donald Trump impusiera el 1 de septiembre un gravamen del 15 % a las importaciones de ropa, herramientas, productos electrónicos y otros productos de China, mientras que Pekín tomó represalias con nuevos aranceles a la soja, el petróleo crudo y productos farmacéuticos del país.

Sin embargo, la guerra comercial entre ambas potencias ya ha tenido varias rondas de aranceles y, de momento, parece no haber tenido un efecto importante en EE.UU.

En principio, una delegación del Gobierno chino se desplazará a Washington este mes para tratar de acercar posiciones sobre un posible tratado comercial entre ambas potencias, aunque la última ronda de gravámenes ha demostrado que el pacto aún está lejos de alcanzarse.

Por otro lado, el informe de la Fed también destacó que la economía estadounidense se expandió «a un ritmo modesto» hasta finales de agosto.

Por sectores, el organismo dirigido por Jerome Powell subrayó que las ventas de automóviles se aceleraron y que el sector turístico se mantuvo «sólido» en los últimos meses, mientras que la venta de viviendas y la actividad manufacturera disminuyeron.

De acuerdo a datos oficiales, la economía nacional avanzó a una tasa anual del 2 % en el segundo trimestre, una décima por debajo del cálculo preliminar oficial para ese período.

Por su parte, la inflación se ha suavizado en 2019 por debajo de la meta anual de la Fed del 2 %, lo que pone en cuestión la ortodoxia económica que dicta que un mercado laboral ajustado y una expansión económica sostenida debería generar mayores incrementos en los precios.

En su última reunión, en julio, los responsables del banco central decidieron rebajar los tipos de interés hasta el rango de entre el 2 y el 2,25 %.

Ese fue el primer recorte del precio del dinero en el país en más de una década, ya que el anterior se produjo justo después de la aguda crisis financiera de finales de 2008.

La siguiente reunión de política monetaria del banco central estadounidense está prevista para el 17 y 18 de septiembre y en ella se presentarán las nuevas proyecciones macroeconómicas del país.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here