La Reserva Federal (Fed) de EE.UU. mantuvo este miércoles los tipos de interés en el mismo rango, entre el 1,5 % y el 1,75 %, y mostró un “cauto optimismo” al asegurar que es la política “apropiada” para mantener la expansión, pese a las reiteradas presiones del presidente Donald Trump para bajar el precio del dinero.

Al término de su primera reunión del año, el banco central emitió un comunicado en el que apenas modificó el texto del esperado comunicado de política monetaria.

“El comité considera que la actual posición de política monetaria es apropiada para respaldar la expansión sostenida de la actividad económica, las fuertes condiciones en el mercado laboral y que la inflación regrese al objetivo simétrico del 2 %”, señaló el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, en inglés) de la Fed.

La decisión se tomó de manera unánime, después de que en el pasado se registraran diferencias internas, lo que muestra el regreso al consenso en el seno del banco central.

En rueda de prensa poco después de divulgarse el comunicado, el presidente de la Fed, Jerome Powell, señaló que la economía global parecía estar estabilizándose, tras los baches del pasado año, y apuntó a un “cauto optimismo” de cara al futuro.

En concreto, señaló que la incertidumbre comercial parece haberse disipado parcialmente gracias al acuerdo de “primera fase” entre EE.UU. y China y la ratificación del nuevo pacto entre EE.UU., México y Canadá.

No obstante, sí que reconoció su preocupación ante los posibles efectos económicos negativos del brote epidémico de coronavirus en China.

“Es demasiado pronto (para evaluarlo)… pero probablemente habrá una alteración de la actividad en China y posiblemente a nivel global”, dijo Powell en el mismo día en que numerosas aerolíneas anunciaban la suspensión temporal de sus vuelos a algunas ciudades chinas.

En su último reporte sobre la actividad económica, a mediados de enero, la Fed indicó que “las expectativas para el corto plazo se mantienen modestamente favorables a lo largo del país”.

Las palabras de Powell y el comunicado apuntan a una nueva etapa de estabilidad en la política monetaria en EE.UU., después de los tres recortes de tipos consecutivos del pasado año.

El próximo encuentro del banco central estadounidense tendrá lugar el 17 y 18 de marzo.
“Continuamos esperando que la Fed deje los tipos en pausa por un periodo extendido de tiempo”, explicó Paul Ashworth, economista jefe de la consultora Capital Economics.

Asimismo, Powell ignoró de nuevo las reiteradas críticas por parte Trump, a la política monetaria del banco central y su insistencia en que debe rebajar el precio del dinero “a cero o menos” para contribuir a la expansión económica.

Este mismo martes, el mandatario pidió otra vez a la Fed que “despierte y baje los tipos para ser competitivos con otros países que pagan muchos menos intereses”
“No hay apenas inflación, ¡es el momento (dos años tarde)!”, recalcó.

La economía de Estados Unidos avanzó a un ritmo anual del 2,1 % en el tercer trimestre de 2019, según el tercer y definitivo cálculo de la evolución del producto interior bruto (PIB) en ese periodo.

El mercado laboral, por su lado, continúa mostrando buena salud, y cerró el pasado mes con una tasa de desempleo del 3,5 %, en niveles mínimos de los últimos cincuenta años.

En este sentido, Powell se reconoció “sorprendido” de que, ante los niveles de bajo desempleo, no se hayan visto “subidas en los salarios como se han visto en otras largas expansiones y periodos de bajo paro.

Déjanos tu opinión