El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pondera un acuerdo con los talibanes que menciona a los insurgentes como “Emirato Islámico de Afganistán”, informó hoy la cadena NBC News de televisión.

Diplomáticos de EEUU y representantes de los insurgentes afganos mantienen en Catar la novena ronda de negociaciones en procura de dar fin a la guerra más prolongada en la historia estadounidense.

NBC News, que citó como fuente de su información a dos diplomáticos extranjeros y a un informante talibán, señaló que los talibanes se han presentado como “gobierno a la espera” desde que fueron derrocados por la intervención militar estadounidense en 2001.

“Los funcionarios del Gobierno afgano y quienes son escépticos acerca de estas negociaciones han considerado cualquier referencia al depuesto régimen talibán como repugnante, y una concesión potencialmente dañina”, sostuvo NBC.

Según esa cadena de televisión, un borrador del propuesto acuerdo entre EEUU y los talibanes se refiere a los insurgentes como “Emirato Islámico de Afganistán”, pero la palabra “Taliban” también aparece en el texto.

“Un talibán de alta jerarquía vinculado con el caudillo insurgente Hibatullah Akhunzada dijo a NBC News que los negociadores del grupo habían insistido en la inclusión de los términos ‘Emirato Islámico'”, añadió la cadena de televisión.

Husain Haqqani, exembajador de Pakistán en EEUU quien ahora dicta cátedra en el Instituto Hudson, dijo a NBC que el texto propuesto es parte de un patrón de concesiones de EEUU a los talibanes.

“El permitir que los talibanes se refieran a sí mismos como Emirato Islámico, aunque sea entre paréntesis, les deja presentar la historia como que ellos forzaron a EEUU a negociar y a irse de Afganistán, tal como los muyahidin echaron a los soviéticos a la fuerza”, añadió Haqqani, según NBC.

En Catar, Suhail Shaheen, el portavoz de la oficina política de los talibanes, afirmó hoy que las partes están “cerca” de alcanzar un acuerdo.

“Las negociaciones continuarán hoy, estamos cerca de un acuerdo. Esperamos traer pronto buenas noticias a nuestra nación musulmana y procuradora de libertad”, escribió el portavoz talibán en su cuenta de Twitter.

En febrero del año pasado, la oficina política de los talibanes en Doha rompió con su dinámica habitual de rechazar sentarse a la mesa con el Gobierno afgano y sus aliados estadounidenses y urgió a Washington a tomar parte en un diálogo “directo”.

Meses más tarde, el 12 de octubre, el representante especial de Estados Unidos para los esfuerzos de paz, Zalmai Khalizad, y representantes de los insurgentes se reunieron por primera vez desde la caída del régimen talibán con la invasión estadounidense en 2001.

Desde entonces, ha habido nueve rondas de diálogo en el golfo Pérsico e incluso un par de encuentros intraafganos, uno de ellos con funcionarios del Ejecutivo de Ashraf Ghani, que acudieron, eso sí, “a título personal”.

Los talibanes insisten en que no hablarán con Kabul hasta que haya acuerdo con Estados Unidos para su retirada del país.

Déjanos tu opinión