Indianápolis (EE.UU.), 24 may.- El protagonismo de los pilotos brasileños estuvo presente hasta el último entrenamiento previo a la 103 edición de las 500 Millas de Indianápolis después de que el veterano Tony Kanaan fuera el más rápido y confirmó que está listo para luchar de nuevo por el título en «El Mayor Espectáculo del Automovilísmo».

Junto a Kanaan otros 32 pilotos, entre ellos su compatriota Helio Castroneves, también completaron el último entrenamiento, que se conoce como el «Carb Day», y que duró 72 minutos de los 90 programados debido a los 18 que tuvieron que utilizarse para limpiar la pista de residuos de los neumáticos.

Los equipos de los 33 pilotos utilizaron los resultados del entrenamiento para trabajar los últimos detalles antes que llegue el domingo y se celebre la carrera de la modalidad IndyCar más importante del año en Estados Unidos.

Kanaan, un veterano de 22 temporadas en IndyCar, que ganó la edición de las 500 Millas de Indianápolis del 2013, completó la vuelta más rápida con una velocidad de 225,517 millas (362,934 kilómetros) con su coche No.14 del equipo ABC Supply AJ Foyt Racinc Chevrolet.

Aunque Kanaan admitió que le ayudó el hecho que habían cortado el aire un gran número de coches que iban delante de él, también reconoció que estaba muy «satisfecho» con las mejoras que su monoplaza había conseguido desde el entrenamiento del pasado lunes.

«Es un buen día para nosotros», declaró Kanaan. «Obviamente, las condiciones se presentan muy parecidas a lo que confiamos se puedan ver durante la carrera del domingo. Ha sido un día muy fácil para nosotros».

Kanaan, quien saldrá el domingo desde el interior de la sexta fila de la pole, con el decimosexto mejor tiempo que tuvo en la fase de clasificación, se sentía «feliz» no sólo por haber hecho el mejor tiempo en el entrenamiento, sino por los progresos que había tenido el funcionamiento del motor.

«Tengo que reconocer que el lunes me sentía realmente frustrado con el rendimiento del coche y creo que mis ingenieros me escucharon, así que hoy ha sido todo diferente», subrayó Kanaan, de 44 años, quien correrá por decimoctava vez las 500 Millas.

El piloto brasileño dijo que se había concentrado en hacer trabajar al coche en medio del tráfico como el que se va a encontrar el domingo durante toda la carrera y la mejor adaptación que tenga, ahí estará la clave del buen resultado que pueda conseguir.

El novato estadounidense Santino Ferrucci fue el segundo más rápido con 225,486 millas por hora (362.884 kilometros).

Mientras que el japonés Takuma Sato, ganador en la edición del 2017, acabó tercero con su coche No. 30 Mi-Jack/Panasonic Honda del equipo Rahal Letterman Lanigan Racing, que logró una velocidad 225,468 millas por hora (362,855 kilómetros).

El francés Simon Pagenaud, ganador de la pole, con el Team Penske, acabó en el puesto número 22, mientras que sus compañeros de equipo, el australiano Will Power, que defiende el título de campeón, fue décimo.

Otros dos pilotos del Penske, que aspiran al título, fueron Castronves, ganador de tres carreras en Indianápolis, que mantuvo su regularidad al acabar duodécimo, el mismo puesto que tendrá en la línea de salida.

«Estoy contento como ha respondido el coche, tenemos todavía margen de mejorar en el tiempo que nos falta para la carrera y convencido que vamos a dar una gran batalla», destacó Castroneves, que vuelve a ser el gran símbolo ganador del automovilismo de su país y de toda Latinoamérica.

El estadounidense Josef Newgarden, también del Team Penske, acabó en decimotercer puesto, siendo otro de los pilotos con los que hay que contar el domingo.

El español Oriol Servià siguió con un participación discreta en el último entrenamiento tras acabar en el vigésimo séptimo puesto tras conseguir la vuelta más rápida de 222,612 millas por hora (358,259 kilómetros).

Servià, que corre con el coche No.77 del equipo MotoGator Team Stange w/ Arrow SPM Honda, el domingo en el inicio de la carrera saldrá desde la parte interior de las séptima fila tras haber quedado en el puesto número 19 durante la fase de clasificación.

La última sesión de entrenamiento, que llegó después de haber tenido un comienzo de mañana con lluvia, permitió a los 33 pilotos completar 1.755 vueltas al circuito oval de 2,5 millas (4,023, kilómetros).

El domingo, en el mismo escenario, los 33 coches participantes tendrán que completar 200 vueltas para definir al que será el nuevo campeón de la carrera considerada como «El Mayor Espectáculo del Automovilismo» en Estados Unidos.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here