Por Majid Rafizadeh

Crédito de imagen: khamenei.ir

 

El comportamiento maligno en el mundo de hoy parece ser en gran parte el resultado de personas que tienen el poder de corregir lo que está mal mirando hacia otro lado: la hipocresía. Actualmente, uno de los mayores beneficiarios, junto con China, Corea del Norte, Venezuela, Rusia, Turquía y Cuba, es la República Islámica de Irán.

Entre otras cosas, Irán, desde la Revolución Islámica de 1979, ha continuado sin cesar amenazando la existencia de Israel en contravención del Capítulo 1 de la Carta de las Naciones Unidas, sin ningún reproche ni reprimenda por parte de la comunidad internacional.

Sorprendentemente, Israel ha sido intimidado y criticado por la misma comunidad internacional por limitarse a tomar medidas cautelares para defender a sus ciudadanos y su integridad territorial, como lo haría cualquier país.

Si, por alguna razón, el gobierno israelí emitiera alguna vez una declaración sobre la destrucción de Irán «en media hora», como Irán dijo recientemente sobre Israel, probablemente nunca escucharíamos el fin de las críticas de todas partes del mundo. Es probable que la Unión Europea adopte aún más medidas para contrarrestar a Israel. Sin duda habría una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para lanzar calumnias contra Israel, seguida de países que prometen solidaridad y apoyo a Irán.

Fue Mojtaba Zolnour, presidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento iraní, quien lanzó esta última amenaza.

Por alguna razón, la República Islámica está recibiendo un pase libre por amenazar continuamente con borrar a Israel del mapa. Esta justicia sesgada es un caso de amnesia selectiva o de indignante doble rasero por parte de la comunidad internacional.

En una reciente ceremonia en la ciudad norteña de Urumiyeh, el comandante del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) de Irán, el general de división Hossein Salami, volvió a prometer destruir Israel.

Se jactó de que Irán ha dado poder a su representante libanés hasta tal punto que Hezbolá «solo» puede acabar con Israel.

Según Salami, «El Hezbolá libanés ha desarrollado tal grado de poder a través de la experiencia de la confrontación contra las guerras por poder que es ahora, por sí mismo, capaz de borrar del mapa al régimen sionista en cualquier posible guerra». Añadió que «Ellos[Estados Unidos y sus aliados] pretendían socavar la influencia regional de Irán, pero todos fueron testigos de cómo esta política fracasó para aumentar la influencia de Irán y se formó un frente unido contra el régimen sionista».

Salami también señaló que Irán ha ayudado a Hezbolá a afinar sus capacidades militares luchando en Siria para ser lo suficientemente fuerte como para «borrar del mapa al régimen sionista».

Reveladoramente, cuando el general iraní fue nombrado comandante del IRGC por el líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, en abril, parece que una de las principales razones de su nombramiento fue su profundo antagonismo hacia el estado de Israel y el pueblo judío.

Antes de convertirse en comandante del IRGC, Salami estuvo a cargo de la construcción del sistema de misiles balísticos de Irán capaz de «aniquilar» a Israel.

El comandante del IRGC ha mantenido constantemente su deseo y ambición de destruir a Israel. Anteriormente se citaba a Salami diciendo que «Hoy, más que nunca, hay terreno fértil -con la gracia de Dios- para la aniquilación, la aniquilación y el colapso del régimen sionista».

También se jactaba de que «sólo en el Líbano, más de 100.000 misiles están listos para ser lanzados», agregó:

«SI HAY VOLUNTAD, SI SIRVE A NUESTROS INTERESES, Y SI EL RÉGIMEN SIONISTA REPITE SUS ERRORES DEL PASADO DEBIDO A SUS ERRORES DE CÁLCULO, ESTOS MISILES ATRAVESARÁN EL ESPACIO Y GOLPEARÁN EL CORAZÓN DEL RÉGIMEN SIONISTA. PREPARARÁN EL TERRENO PARA SU GRAN COLAPSO EN LA NUEVA ERA».

También ha dicho que «la política de Irán hacia los grupos terroristas y el régimen sionista no cambiará, y este régimen desaparecerá de la escena política mundial».

Como una de las formas más efectivas de atraer el apoyo público en el gobierno iraní es calumniar a Israel, los políticos iraníes de todo el espectro político han mostrado su apoyo al comandante del IRGC.

Sin embargo, Irán no tiene el monopolio de la violencia; la comunidad internacional debe decirle, en términos inequívocos, que no puede seguir intimidando a Israel.

La comunidad internacional, por su parte, debe poner fin a su doble rasero adoptando medidas contra los votos de Irán de aniquilar a Israel.

Afortunadamente, desde que el presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, asumió el cargo, la política estadounidense hacia Irán ha ido en la dirección correcta. La escalada constante de las sanciones económicas ha causado graves daños a la economía iraní. La máxima presión es la política correcta a adoptar para poner freno a este régimen depredador.

 

Este artículo fue publicado por The Gatestone Institute el 9 de septiembre de 2019. Reproducido en Political Hispanic con autorización de dicha fuente. Traducido por Political Hispanic.
———————————————————–
Political Hispanic no se responsabiliza del contenido de los artículos de opinión, siendo cada autor responsable de sus propias creaciones.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here