Rick Scott, Gobernador de Florida, recibió con urgencia por parte de tres congresistas demócratas la petición de no usar recursos del erario público para «encarcelar a niños inocentes» como parte de la separación de familias de la política federal de «cero tolerancia» del presidente Donald Trump. Los legisladores estatales Kionne McGhee, Robert Asencio y Javier Fernández cuestionaron el uso de fondos de los contribuyentes para apartar a niños de sus padres en un estado predominantemente de inmigrantes que, señalaron, se «ha beneficiado de gran manera» de este flujo. En ese sentido, Asencio dijo hoy que envió una carta al gobernador Scott en la que señala que separar a «la fuerza» a familias «no es ético ni moral». Es una violación de los derecho humanos, aseveró.

En la misiva Asencio instó a Scott a que prohíba el uso de «recursos del estado para separar familias inmigrantes a menos que sea ordenado por una corte por algún caso individual». «Demócratas y republicanos están de acuerdo en que la unión familiar es la base del país», expresó por su parte McGhee. En ese sentido, el congresista dijo que la prioridad en este momento es la reunificación de los al menos 2.300 menores que fueron separados de sus padres indocumentados al llegar a la frontera con México en busca de asilo. Los congresistas además criticaron el «silencio» de Scott al «no presionar a Trump» para reunir a los niños con sus familias.

De igual forma cuestionaron la decisión del republicano de contribuir, como otros estados, con el despliegue de efectivos de la Guardia Nacional a la frontera con México para ayudar a su «amigo» Trump. En Florida hay tres albergues para estos niños, el mayor de ellos está eb Homestead, al sur de Miami y administrado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), que acoge a unos 1.200 menores indocumentados, 70 de ellos niños separados de sus padres en la frontera. La semana pasada Scott dijo que no estaba de acuerdo con la separación de niños de sus familias, pidió al Gobierno federal «detener» esta práctica y pidió información sobre la reapertura del albergue de Homestead.

Ese albergue ha sido visitado desde la semana pasada por varios congresistas federales y estatales, entre ellos el senador Bill Nelson y la congresista Wasserman Schultz. «Está claro que la administración Trump no está haciendo lo suficiente para reunir a los niños pequeños con sus familias», se quejó la congresista. En el mismo sentido se pronunció Nelson, quien criticó la ausencia de un plan federal para la reunificación de los menores con sus padres y ha señalado que tiene «muchas preguntas sin contestar» sobre la situación de los menores desde su visita.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here