Una pequeña fracción de usuarios de Twitter, de tendencia conservadora, concentró la gran mayoría de interacciones relacionadas con la desinformación y difusión de noticias falsas durante las elecciones presidenciales de 2016, reveló hoy un estudio publicado por la revista «Science».

Los investigadores analizaron el comportamiento en Twitter de más de 16.000 votantes registrados en el país durante la campaña y los comicios presidenciales de 2016. Tras estudiar la muestra, el equipo de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia que realizó la investigación descubrió que una pequeña fracción concentró la gran mayoría de interacciones con información falsa.

Según los científicos, liderados por Nir Grinberg, solo el 1 % de los usuarios de Twitter analizados representaron el 80 % de la exposición de contenido informativo falso. De todos los usuarios que participaron en la desinformación, el 0,1 % fue responsable del 81 % del conjunto de noticias falsas compartidas.

Además, el análisis determinó que el perfil principal de estos consumidores correspondía a personas mayores, de ideas conservadoras y activas políticamente. Por otra parte, este trabajo mostró que el consumo principal de noticias políticas, en todos los grupos de usuarios, se efectuó en medios de comunicación populares y de información verídica.

Los autores del estudio calificaron el hallazgo de «tranquilizador» y lo pusieron en contraste con aquellas afirmaciones que aseguran que las noticias falsas generaron más participación que las noticias reales durante dicho proceso electoral. Para determinar que eran noticias falsas, los investigadores siguieron trabajos anteriores que definían medios de desinformación como aquellos producen información legítima pero «carecen de las normas editoriales de los medios de comunicación».

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here