El Gobierno demandó hoy a Edward Snowden por haber publicado su libro de memorias sin someterlo primero a una revisión de las agencias de inteligencia para las que trabajó, un paso con el que busca confiscar todos los ingresos procedentes de la venta de la obra.

El Departamento de Justicia informó en un comunicado de su demanda contra Snowden, que hoy sacó a la venta su libro «Vigilancia Permanente» («Permanent Record») en 23 países, entre ellos EE.UU..

La demanda no busca «detener o restringir la publicación o distribución» del libro, pero sí «recuperar todos los ingresos ganados por Snowden debido a su fracaso a la hora de entregar su texto para su revisión previa a la publicación», indica el comunicado.

La acción judicial, por la vía civil, también afecta a «las entidades corporativas implicadas en la publicación del libro de Snowden», según el Departamento de Justicia, que toma esa medida «solamente para asegurar que no se transfiere ningún fondo a Snowden» mientras se resuelve el caso en el tribunal.

El texto de la demanda cita al grupo editorial responsable del libro en el país, MacMillan, y a la matriz de la que depende, Holtzbrinck; pero no menciona a la española Planeta, que editó las memorias en español.

«Edward Snowden ha violado una obligación a la que se comprometió con los Estados Unidos cuando firmó acuerdos como parte de su trabajo en la CIA y como contratista de la NSA», dijo el fiscal general adjunto para asuntos civiles, Jody Hunt, en el comunicado.

«No permitiremos que nadie se enriquezca a expensas de Estados Unidos sin cumplir con sus obligaciones de revisión previa a la publicación», agregó.

La demanda, presentada ante un tribunal federal en Alexandria (Virginia), alega que Snowden se comprometió a guardar los secretos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) en varios acuerdos que firmó cuando trabajaba para esas entidades entre 2005 y 2013.

Esos acuerdos obligaban a Snowden a permitir que esas agencias revisaran cualquier información que pretendiera publicar y que se basara en datos confidenciales «obtenidos como resultado» de su relación con la NSA y la CIA.

Las memorias de Snowden son un recorrido por su vida y no incluyen nuevas revelaciones respecto a las que ya publicó en 2013, cuando abandonó el país cargado con 1,7 millones de documentos que revelaron al mundo los programas de vigilancia masiva de teléfonos e internet de la NSA.

Además de esta demanda civil, el Departamento de Justicia sigue acusando a Snowden de cargos criminales relacionados con la publicación de esa información hace seis años, y el extécnico de 36 años vive en Moscú en régimen de asilo temporal.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here