Una feria de armas que se celebra este fin de semana en el sureste de Florida, es decir una semana después de dos tiroteos en EEUU que dejaron a 31 personas muertas, ha reunido a decenas de personas que abogan por un mayor control de armas de fuego en el país.

Hasta el Charles F. Dodge City Center, en la ciudad de Pembroke Pines, se acercaron el sábado decenas de manifestantes con carteles que piden fortalecer la revisión de antecedentes a los compradores de fusiles de asalto y limitar el acceso a las armas de fuego, recogen hoy medios locales.

Dentro del recinto, miles de personas recorrieron los pasillos para adquirir armas, sacar licencias y hasta para registrarse como votante en las próximas elecciones de 2020, en vista de que el Partido Republicano instaló una mesa de inscripción.

Los defensores del derecho a comprar y portar armas intercambiaron opiniones con los manifestantes en la entrada del recinto, por momentos de manera acalorada aunque sin que se registren incidentes, y lo hicieron enarbolando la Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense, que les concede ese derecho.

«Creo que la gente está cansada de que el gobierno proteja el lobby (grupo de presión) de armas y no proteja a la gente», declaró al diario local Sun Sentinel la activista Barbara Markley durante la manifestación, convocada por el Club de Mujeres Democráticas del Oeste de Broward.

Markley es una conocida activista local que logró que el War Memorial Auditorium, en la floridana Fort Lauderdale, dejase de albergar una feria de armas que llevaba décadas realizando en el recinto, y esta semana fue una de las que acudió a una sesión del concejo de la ciudad para pedir sin éxito que no se realizará el evento.

Los organizadores de la feria en Pembroke Pines, que aseguran que es un evento «familiar» y han enviado sus condolencias a las víctimas y familiares de los más recientes tiroteos ocurridos en El Paso (Texas) y Dayton (Ohio), prevén congregar entre sábado y este domingo a unas 6.000 personas.

Su propietario, Khaled Akkawi, mantuvo en la primera jornada un breve intercambio de palabras con los protestantes y reconoció su derecho a ejercer la Primera Enmienda de la Constitución.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here