La pandemia del coronavirus provocará este año una contracción del PIB de Estados Unidos del 6,5% y una tasa desempleo del 9,3%, anticipó este miércoles la Reserva Federal (Fed) en sus primeras proyecciones económicas desde el brote del covid-19, a la vez que apuntó que los tipos de interés seguirán cerca del 0% hasta 2022.

“No estamos pensando en subir tipos de interés, no estamos ni siquiera pensando en pensar sobre subir los tipos de interés”, dijo Jerome Powell, presidente de la Fed, en rueda de prensa virtual al término de la reunión de dos días de política monetaria del organismo.

El banco central que dirige Powell apuntó a un rebote económico en 2021 del 5 % y a que la tasa de desempleo baje al 6,5 %, aunque anticipa que la inflación se mantendrá por debajo de su objetivo anual del 2 % hasta finales de ese año.

“El virus y las medidas tomadas para proteger la salud pública han generado agudos declives en la actividad económica y un aumento en la pérdida de empleo”, señaló el comunicado aprobado de manera unánime por todos los miembros del banco central.

De cara al futuro, Powell alertó sobre “la elevada incertidumbre y el considerable riesgo” que se cierne sobre la economía.

“Debemos ser honestos en que esto va a ser un largo camino”, afirmó, al recordar que hay más de 20 millones de personas desempleadas por el severo impacto económico del coronavirus.

La tasa de desempleo cerró mayo en EE.UU. en el 13,3 %, y bajó del 14,7% registrado en abril, lo que ha sido interpretado por algunos analistas como el comienzo de la recuperación.

Powell consideró el descenso del paro en mayo como “una sorpresa positiva”, pero indicó que es necesario contar con más datos para constatar una estabilización.
La Fed recortó a mediados de marzo los tipos de interés de manera abrupta en una reunión de emergencia hasta el rango actual del 0 % y el 0,25 %.

Asimismo, lanzó varias rondas masivas de inyección de liquidez para contrarrestar el severo golpe económico provocado por el parón de la actividad económica con las medidas de restricción de movilidad y distanciamiento social.

Powell reiteró este miércoles que continuará haciendo uso de todas las herramientas disponibles, incluidos sus poderes de préstamos de emergencia a empresas, estados y municipios.

“Para apoyar el flujo de crédito a hogares y negocios, en los próximos meses la Fed aumentará su cartera de bonos del Tesoro y activos hipotecarios al menos al ritmo actual, para mantener un funcionamiento sin sobresaltos del mercado”, recalcó el comunicado.
En conjunto, los mercados interpretaron las palabras de Powell con cautela.

“Seguir actuando en activos hipotecarios y bonos subraya su creencia de que es más necesario más apoyo. La Fed no ve una victoria en el repunte de empleo en mayo. El riesgo de deflación es todavía alto y la economía necesita mas respaldo para recuperar la salud por completo”, indicó Diane Swonk, economista jefe de la firma de inversión Grant Thornton en Chicago.

Por otro lado, Powell elogió la “rápida y poderosa” reacción del Congreso al aprobar un paquete de rescate en abril por valor de 3 billones de dólares, el mayor de la historia del país.

Pero advirtió de que, dada la crisis actual “sin precedentes”, es probable que sea necesario otro paquete de estímulo fiscal adicional en el futuro próximo para ayudar a los hogares y empresas “en estos tiempos extraordinarios”.

La próxima reunión de la Fed está prevista para el 28 y 29 de julio.

Déjanos tu opinión