El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, está de nuevo en el centro de otro escándalo relacionado con su gestión del COVID-19. Sin embargo, esta vez implica a su hermano, Chris Cuomo, presentador de la CNN:

Chris Cuomo anunció el 31 de marzo del año pasado que había dado positivo en la prueba del virus.

El Times Union informa:

Miembros de alto nivel del Departamento de Salud del estado fueron dirigidos el año pasado por el gobernador Andrew M. Cuomo y el Comisionado de Salud, el Dr. Howard Zucker, para llevar a cabo pruebas prioritarias de coronavirus en los familiares del gobernador, así como en personas influyentes con vínculos con la administración, según tres personas con conocimiento directo del asunto.

Los miembros de la familia de Cuomo, incluidos su hermano, su madre y al menos una de sus hermanas, también fueron sometidos a pruebas por altos funcionarios del departamento de salud, algunos de ellos varias veces, dijeron las fuentes.

La medida de dar prioridad a las pruebas de las personas estrechamente vinculadas a Cuomo fue llevada a cabo por altos funcionarios de salud del estado, dijo una de las personas. En su mayor parte se produjo en marzo de 2020, ya que la gravedad del virus todavía se estaba haciendo evidente para el público en general y las pruebas no estaban ampliamente disponibles.

Entre los funcionarios médicos contratados para realizar las pruebas, que a menudo tenían lugar en residencias privadas, se encontraba la Dra. Eleanor Adams, una epidemióloga graduada en la Facultad de Medicina de Harvard que en agosto se convirtió en asesora especial de Zucker. Adams realizó las pruebas al hermano de Cuomo, Chris, en su residencia de Long Island, según las dos personas.

La revelación se produce cuando Cuomo se enfrenta a la crisis más importante de su carrera política, ya que muchos de sus compañeros demócratas electos de Nueva York le piden que dimita ante las múltiples acusaciones de acoso sexual que han visto la luz en las últimas semanas, así como los interrogantes que genera la gestión de su administración en relación con las muertes de residentes en residencias de ancianos a causa del coronavirus, con numerosas muertes escondidas por su administración.

Esto es ahora no sólo un escándalo político, sino un escándalo mediático. Ya sabemos cómo Chris Cuomo violó la ética periodística al cubrir a su hermano. Y ahora, según Times Union, parece que Andrew estaba usando su poder para dar pruebas especiales VIP a su hermano Chris Cuomo.

La revelación de las pruebas preferentes podría suponer un nuevo reto para la ya asediada administración de Cuomo. La ley estatal prohíbe a los funcionarios utilizar su posición de poder y privilegio para obtener “privilegios o exenciones” para sí mismos o para otros, o para intentar hacerlo.

Richard Azzopardi, portavoz de Cuomo, no negó explícitamente que la administración de Cuomo haya concedido un trato especial a nadie, aunque es cierto que Azzopardi trató de rebatir esa idea.

“En los primeros días de esta pandemia, cuando había un gran énfasis en el rastreo de los contactos, hicimos todo lo posible para que la gente se sometiera a las pruebas”, dijo, y añadió que el esfuerzo incluía “en algunos casos ir a las casas de la gente -y de puerta en puerta en lugares como New Rochelle- para tomar muestras de los que se cree que han estado expuestos al Covid con el fin de identificar los casos” y evitar que otros desarrollen la enfermedad.

Déjanos tu opinión