El Congreso de Florida, dominado por el Partido Republicano, “erosiona” cada vez más la autoridad de los gobierno locales guiado por cabilderos y donantes de campaña, según un estudio divulgado este lunes por Integrity Florida.

Las ciudades y condados están siendo privadas de su poder para actuar en ciertas áreas, muchas veces en detrimento de minorías, debido a nuevas leyes estatales cada vez más “agresivas”, detalla el informe de la organización no partidista.

Se trata de una “estrategia” de la Legislatura de Florida que se ha vuelto “difícil”, se lamentó Ben Wilcox, director de Investigación de Integrity Florida.

“Es como usar un mazo para matar una mosca y es impulsado en gran medida por las contribuciones de la campaña y el cabildeo de intereses especiales corporativos”, matizó Wilcox.

La organización precisa que cada vez es más “agresiva” esta modalidad que busca “debilitar el poder de los gobiernos locales sobre vastas áreas de la ley y la regulación”.

Detalla que hay ciertas disposiciones punitivas, que responsabilizan a los gobiernos y funcionarios locales por violar la legislación estatal.

Señaló que se trata de leyes con “motivaciones partidistas, ideológicas o de interés especial”.

El estudio indica que algunos republicanos han reconocido expresamente que el uso de esta estrategia está encaminada a “bloquear las acciones locales progresivas y castigar a los gobiernos locales rebeldes”.

Detalla que la usan para bloquear, por ejemplo, los intentos locales de agregar protecciones para minoría LGBTQ, afroamericanos y las comunidades pobres.

Evitan además que “los gobiernos locales promulguen medidas firmes de salud ambiental y comunitaria”, indicó.

“Está claro que anualmente existe un esfuerzo concertado y estratégico en la Legislatura de Florida para despojar al gobierno local de su poder para actuar en una amplia variedad de asuntos”, concluye el estudio.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here