Organismos empresariales de Estados Unidos y de México formalizaron este miércoles una alianza para abordar los desafíos migratorios en la frontera y ayudar a sus Gobiernos a mitigar la situación en la región, al señalar que la imposición de aranceles no contribuye a una solución.

Esta alianza, firmada en una reunión en Washington, busca ayudar a los Gobiernos de estos países a diseñar soluciones y a implementar una hoja de ruta estratégica en el plazo inmediato, señaló el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de México.

El titular del CCE, Carlos Salazar Lomelín, y el presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Thomas J. Donohue, anunciaron su alianza en el marco de la visita de funcionarios mexicanos a Washington para tratar el tema de los aranceles a productos mexicanos anunciado por el presidente estadounidense, Donald Trump.

Trump amenazó con aplicar aranceles del 5 % a partir del próximo 10 de junio y aumentar los gravámenes gradualmente hasta el 25 % si México no frena la creciente migración.

Los dirigentes empresariales, que se comprometieron a fomentar la relación económica bilateral y el comercio, puntualizaron que la imposición de aranceles a México «no ataca las causas fundamentales de la migración» y si pone en riesgo los intereses compartidos.

Estados Unidos y México «deben trabajar junto con sus comunidades empresariales y sus contrapartes del Triángulo del Norte para resolver la crisis actual», resaltaron los dirigentes.

Las organizaciones expresaron su compromiso con la «rápida aprobación del Tratado México Estados Unidos Canadá (T-MEC)» en sus respectivos congresos, lo cual «no podrá lograrse sin eliminar primero la amenaza arancelaria».

En este sentido, acordaron continuar impulsando la relación económica entre México y Estados Unidos mediante la implementación de este acuerdo histórico «no dar marcha atrás».

Sobre el tema de la migración, señalaron que están dispuestos a trabajar con los sectores público y privado de Guatemala, El Salvador y Honduras, los países del Triángulo del Norte de América Central para hallar formas de crear empleos y fomentar mejores niveles de vida en la zona.

En el marco de la alianza, se ha acordado establecer un grupo de trabajo que se dedicará a formular y promover propuestas concretas y para reducir la migración en el corto plazo a través del impulso del desarrollo regional.

«El grupo de trabajo identificará y buscará financiamiento para proyectos clave de infraestructura y desarrollo y solicitaremos el apoyo de expertos en materia de seguridad regional, desarrollo económico y migración», apuntaron.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here