El Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó este jueves las previsiones de crecimiento económico para el país al 2,6 % este año y 2 % en 2020, frente al 2,3 % y 1,9 % anticipados en abril respectivamente y pese a la actual guerra comercial con China y las amenazas a México.

“La expansión fiscal aplicada en 2017-18 con reducción de impuestos y un aumento tanto en el gasto de defensa como el de no defensa ha ayudado a llevar el crecimiento al 2,9 % en 2018. Sin embargo, a medida que los efectos del impulso fiscal se diluyan en los próximos años, el crecimiento tornará al potencial (de cerca del 1,75 %)”, señaló el informe de revisión anual de la economía nacional del Fondo.

No obstante, el FMI advirtió que “una profundización de las disputas comerciales actuales o un abrupto revés de las recientes animadas condiciones en los mercados financieros representan riesgos sustanciales a la economía (con simultáneos efectos negativos de contagio)”.

En rueda de prensa para presentar el informe, la directora gerente del organismo, Christine Lagarde, reiteró que “nadie gana una guerra comercial” al subrayar que todas las partes implicadas “sufren”.

Además de alertar sobre “la senda insostenible” de ascenso en la que se encuentra la deuda nacional, el informe también ofreció un sombrío panorama sobre los “problemáticos” indicadores sociales en el país.

Entre ellos destacó, que, aunque se mantiene como la primera economía mundial, “la esperanza de vida es menor que la del resto de miembros del G7”, aún hay casi 45 millones de estadounidenses que viven en la pobreza y que la distribución de los ingresos y de la riqueza “está cada vez más polarizada”.

Por último, Lagarde afirmó que es “apropiada” la pausa aplicada por la Reserva Federal (Fed) en su ritmo de ajuste monetario y apuntó que futuros alzas en los tipos de interés, actualmente entre el 2,25 % y 2,5%, hasta que “no se vean mayores señales de inflación salarial o en los precios que las que actualmente se ven”.

Déjanos tu opinión