El desafío de gobernar un país notoriamente dividido

0
430

En las recientes elecciones votó más gente que nunca. Pero ¿qué es lo que quieren los votantes y qué harán los demócratas para dejar a la mayor cantidad de gente posible contenta, aún a quienes no los votaron? Usualmente siempre fue suficiente ganar por unos pocos votos para poder gobernar en paz pero esta parece no ser la premisa luego de estas elecciones. Joe Biden ganó, pero los fracasos demócratas en las elecciones del Congreso le dificultarán gobernar con eficacia.

Los demócratas tenían toneladas de dinero y muchos objetivos republicanos vulnerables en las elecciones al Senado, pero no pudieron tomar el control de la cámara alta, al menos por ahora hasta que se defina la situación de Georgia en enero. Los demócratas retuvieron el control de la cámara baja del Congreso pero con una mayoría reducida.

A menos que los demócratas ganen ambas elecciones al Senado en Georgia el 5 de enero, el presidente número 46 deberá adaptarse al líder de la mayoría republicana, el senador Mitch McConnell (R-Ky) para promulgar su apremiante agenda legislativa. Esto limitará la capacidad del nuevo presidente para gobernar de manera efectiva, progresiva y para abordar agresivamente los graves problemas que enfrenta una nación amenazada por una pandemia y una economía en apuros.

Los demócratas ganaron la pelea por el título, pero se apresuraron a culpar a los progresistas del partido por las derrotas del Congreso a pesar de que demócratas moderados como el presidente electo Biden y la presidenta de la Cámara de Representantes, la representante Nancy Pelosi (D-Ca) establecieron el tono para el mensaje y la plataforma del partido. Está claro que Biden dio forma a las percepciones de la imagen del partido, ya que prácticamente todos los que votaron por un candidato demócrata a la Cámara votaron por él.

Los problemas y las imágenes son la base de un mensaje de partido eficaz. Los votantes escuchan a los candidatos discutir los temas para que puedan emitir un juicio sobre el tipo de persona que es para dibujar un retrato de la imagen del candidato.

La mayor prioridad de los votantes era la economía y el ángulo de imagen más grande era un liderazgo fuerte. Los candidatos republicanos a la Cámara de Representantes obtuvieron buenos puntajes y obtuvieron cuatro veces más apoyo que los demócratas entre los votantes que eligieron esos dos factores como sus principales consideraciones. Para prosperar en el futuro, los demócratas deben mejorar su comunicación con los votantes y transmitir un mensaje directo y eficaz.

En una economía en recesión con tantos estadounidenses sufriendo financieramente, los demócratas deben mejorar lo que se ha venido haciendo para abordar las preocupaciones de los votantes blancos pobres. Deberían abordar estas preocupaciones financieras enérgicamente porque la fuerza es lo que los votantes buscan en los líderes políticos y muchos votantes los eligieron para que realmente se vea un cambio con respecto a lo que venía haciendo el equipo económico de Trump. Las medias soluciones no son suficientes.

Los candidatos republicanos a la Cámara de Representantes ganaron una mayoría convincente de votantes blancos en hogares donde el ingreso total es inferior a 50.000 dólares. En contraste, nueve de cada 10 afroamericanos en el extremo inferior de la escala de ingresos votaron por candidatos demócratas a la Cámara. Ganar el apoyo de los votantes blancos pobres será difícil, pero deben encontrar una forma de hacerlo para construir un movimiento político multirracial eficaz.

El sólido desempeño del Partido Republicano entre los blancos pobres se produjo incluso después de que Trump los golpeó con recortes de impuestos para los estadounidenses ricos y reducciones en el gasto para programas sociales y económicos que son vitales para las familias trabajadoras.

Si los demócratas no pueden aprovechar las desgracias de los blancos pobres y de la clase trabajadora, el partido está condenado a una nueva derrota en 2024. Los demócratas necesitan propuestas económicas más audaces para ganar este bloque clave de votantes. La única forma de que el partido gane a lo grande es ganándose a los blancos de bajos ingresos que están luchando financieramente pero que aún son leales al Partido Republicano.

 

 

 

Déjanos tu opinión