Las autoridades migratorias detuvieron en junio a 94.897 migrantes en la frontera con México, principalmente llegados de Centroamérica, lo que supone un leve descenso respecto al mes anterior atribuido al fuerte calor en esta época del año, informó hoy la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en su siglas en inglés).

De estas personas arrestadas, 7.378 fueron niños no acompañados, 30.130 adultos y 57.389 individuos que viajaron con sus familiares a la frontera, de acuerdo a los datos divulgados por el Gobierno.

Estos datos significan un descenso comparado con el mes de mayo, cuando se arrestaron un total de 132.887 personas en la frontera (11.507 niños, 36.838 adultos solos y 84.542 miembros de familias).

«A pesar de que vemos un cierto alivio en los números, aún nos gustaría recordar que existe una crisis humanitaria en la frontera y que estamos lidiando con ella», señaló un alto funcionario de la CBP en una conferencia telefónica con los periodistas.

El funcionario, que pidió permanecer en el anonimato, explicó que el cuerpo fronterizo tiene entre el 40 y el 60 % de sus agentes desplegados en esta «misión humanitaria» en el linde conMéxico, principalmente en los sectores de El Paso y el Valle del Río Grande, ambos situados en Texas.

En la conferencia telefónica, la CBP atribuyó una buena parte del descenso de las detenciones registrado a las altas temperaturas de estas fechas en la zona fronteriza.

Sin embargo, también celebró la labor del Gobierno de México en su frontera con Guatemala para detener el flujo de migrantes centroamericanos hacia este país.

«Somos muy optimistas y esperamos que esto sea sostenido mientras México continúa enviando recursos a su frontera sur», detalló el funcionario.

A principios de junio, México y EE.UU. llegaron a un acuerdo que evitó que el presidente, Donald Trump, cumpliera su amenaza de imponer aranceles a todas las exportaciones mexicanas.

Bajo el paraguas del pacto, México se comprometió a endurecer sus controles, desplegar más seguridad en la frontera con Guatemala y albergar en su territorio a todos aquellos inmigrantes que piden asilo a Estados Unidos a la espera en su territorio de la resolución de sus casos.

El funcionario argumentó que solo el 17 % del total de los migrantes que trataron cruzar la frontera sur del país eran mexicanos, mientras que más del 70 % eran de países de Centroamérica.

Por otro lado, defendió que actualmente hay cerca de 200 niños en custodia de la CBP, lejos de los 2.500 que se encontraban bajo su protección en mayo.

La Patrulla Fronteriza imputó este descenso a que el Departamento de Salud y Servicios Humanos ha recibido fondos del Congreso en el último mes, por lo que ha podido acelerar el proceso para abarcar más menores de edad en sus instalaciones.

«Son buenas cifras -repitió-, pero aún estamos muy preocupados por la crisis en la frontera».

La CBP divulgó estos datos un día después de que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) revelase que la cifra de inmigrantes detenidos y a los que se les negó la entrada en la frontera sur del país bajó un 28 % en junio tras la entrada en vigor del acuerdo firmado con México.

Según el Gobierno, durante el mes pasado se contabilizaron 104.344 «acciones de cumplimiento» (que incluye detenciones y no admisiones) en el linde, frente a las 144.278 de mayo.

En mayo, las detenciones en la frontera sur marcaron un récord en un solo mes desde 2006 con 132.887, que sumados a los inmigrantes a los que se les negó la entrada (11.391) el total de acciones alcanzó la cifra de 144.278.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here