Washington, 8 jun.- Debido a supuestas prácticas corruptas, un grupo de legisladores demócratas enviaron una carta al Departamento de Justicia y al FBI para pedir la apertura de una investigación criminal contra el jefe de Medioambiente, Scott Pruitt.

En la misiva, firmada por los congresistas Don Beyer, Gerald Connolly, Jamie Raskin, Ted Lieu, Rubén Gallego y Pramila Jayapal, dice «Pruitt ha utilizado su oficina pública y recursos oficiales pagados por el contribuyente para su beneficio personal y el de su familia en violación de la ley federal».

La petición llega en una semana en la que se ha conocido que presuntamente Pruitt se sirvió de su posición y empleó a empleados públicos para buscar trabajo a su mujer al frente de una franquicia de comida rápida, aunque finalmente no lo logró.

«Es el último capítulo de una serie de gastos inmorales y decisiones de gestión que han provocado la apertura de 12 investigaciones federales», aseguraron los legisladores en el texto.

En este sentido, incidieron en que «las leyes federales de ética impiden a los funcionaros utilizar su posición y equipo para intereses privados y eso es justo lo que ha hecho Pruitt», cuya conducta describieron como «criminal, sancionable con multas e incluso prisión».

El jefe de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) ha protagonizado numerosas polémicas en los últimos meses, entre ellas el alquiler por debajo del precio de mercado de un apartamento cuya propiedad era de la mujer del presidente de un grupo de presión.

Pruitt también ha generado controversias por sus viajes en primera clase, e incluso, en aviones militares; además de por la instalación de una cabina de teléfono segura en su oficina violando la ley federal y de la supuesta implicación de un «lobby» a la hora de acordar un viaje a Marruecos.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here