Ayudantes del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, alteraron informes sobre el impacto del COVID-19 en geriátricos para ocultar la alta mortalidad en estos centros, cuya gestión durante la pandemia puede acabar con la carrera de uno de los políticos demócratas más prometedores.

Según informó este jueves el diario The New York Times, “algunos de los más altos ayudantes del gobernador” reescribieron un informe sobre el avance de la pandemia hasta junio para ocultar que habían muerto más de 9.000 personas en residencias de la tercera edad.

El diario asegura que existen documentos que muestran que Cuomo estaba dando públicamente datos de fallecimientos en geriátricos un 50% por debajo de los que le proveía el departamento de salud del estado durante los primeros meses de la pandemia y mientras escribía un libro en el que el político daba lecciones de cómo gestionar la grave crisis.

Las nuevas revelaciones son un golpe más en la línea de flotación del gobernador, quien en verano era visto como un posible aspirante a un puesto de relevancia a nivel nacional o incluso como candidato presidencial.

La fiscal general de Nueva York reveló a comienzos de este año que el Ejecutivo del estado había decidido no informar de miles de muertes en residencias de la tercera edad, un número que Cuomo solo publicó tras las indagaciones de la Fiscalía.

El gobernador justificó sus acciones asegurando que lo hizo para evitar que el entonces presidente, Donald Trump, las usara para lanzar ataques contra él por motivaciones políticas.

Déjanos tu opinión