Crece el apoyo a Trump entre latinos

0
166

Después de las elecciones de 2016, las encuestas mostraron que el 28 por ciento de los votantes latinos apoyaron a Trump, hoy ese apoyo ronda el 30-33 por ciento dependiendo de cuál sea la encuestadora.

Lo cierto es que los hispanos continúan apoyándolo y el número de seguidores en vez de disminuir como muchos pensaban, crece a paso lento pero firme.

Este porcentaje puede no parecer alto, pero para los demócratas es un verdadero problema. Los demócratas perdieron las elecciones de 2016 con aproximadamente el 66 por ciento del voto latino.  Hoy los demócratas necesitan alrededor del 70 por ciento de este voto para recuperar la Casa Blanca. Los 3 o 4 puntos porcentuales parecerán muy poco pero en realidad podrían estar marcando la diferencia entre ganar o perder una elección.

Pero veamos cual podría ser el problema. Cuando los demócratas se comunican con los votantes latinos, se centran demasiado en los temas migratorios y hablan poco y nada sobre otros temas que estos votantes priorizan. Para ganar el voto latino y retomar la Casa Blanca, los demócratas deberían también ofrecer una narrativa positiva y aspiracional que atraiga a los latinos, es decir, variar un poco y no solo concentrarse en los temas referentes a la inmigración. Hablarles más sobre ofertas de trabajo y salud sería un buen comienzo.

En una elección en la que muy seguramente los márgenes de victoria serán muy pequeños el apoyo constante a Trump por parte de este poco más del 30 por ciento de votantes hispanos es una amenaza real para los demócratas y ellos a pesar de saberlo no hacen nada para cambiar esta realidad.

El apoyo latino a Trump es real y eso se puede apreciar al compararlo con el que tuvieron los anteriores candidatos republicanos como Mitt Romney en 2012, y John McCain en 2008. Ambos tuvieron menos apoyo que Trump por parte del electorado latino.

Conectar con los votantes latinos requiere de otro tipo de acercamiento, algo más directo que solo usar dinero. El hispano es diferente y le gusta que lo traten de una manera más personal, que las promesas no queden en la nada. Muchos hispanos provienen de países en donde abunda la corrupción y se sienten desencantados con la clase política. Otros provienen de generaciones anteriores de familiares viviendo en Estados Unidos y están más “americanizados”, y hay que saber diferenciar eso claramente a la hora de cortejarlos por el voto.

Lo cierto es que la popularidad del presidente crece dentro de la comunidad latina y al paso que va esos 30 y pico de puntos pueden llegar a ser aún mayores y podrían ser el detonante principal para retener la Casa Blanca por otro período.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here