Con fondos estatales, Colorado ofrecerá a partir de este martes diálisis a pacientes indocumentados antes de que requieran tratamientos de emergencia, reveló hoy un nuevo reporte del Departamento de Políticas de Cuidados de Salud de este estado.

Según el informe, se reducirá en casi un 90 % los gastos del programa Medicaid para diálisis a inmigrantes sin presencia legal en el país, al permitir que sean considerados como pacientes externos regulares y no como pacientes de emergencias. El costo se reduce de casi 20.291 dólares a 2.413 dólares al mes por paciente. Como consecuencia, el estado ahorrará unos 17 millones de dólares al año.

Colorado, que en junio de 2018 tenía 137 inmigrantes en esa situación, es el sexto estado en implementar un programa que usa fondos estatales para proveer diálisis regular a pacientes indocumentados. Los otros son Arizona, Carolina del Norte, Illinois, Nueva York y Washington, aunque los programas difieren en cada jurisdicción.

A la vez, en otros 40 estados se aplica estrictamente la Ley Federal de Tratamientos Médicos de Emergencia y Trabajo (1986), que ordena proveer tratamientos de emergencia a personas que no tengan cobertura de salud, aunque sean indocumentados. Por en esos estados, los indocumentados con Enfermedades Renales en Etapa Terminal (ESRD, en inglés) no son elegibles para la diálisis regular porque no son elegibles para los programas federales de salud.

El nuevo enfoque permite «proveer mejores cuidados a un grupo particular de personas» en un momento de la vida del paciente en el que los médicos todavía pueden «ayudar a aliviar el dolor y el sufrimiento», afirmó el doctor Tamaan Osbourne-Roberts, jefe de Departamento de Políticas de Cuidados de Salud. La nueva medida había sido aprobada en Colorado en 2018 por los Centros Federales de Servicios de Medicare y Medicaid, y se esperaba que entrase en vigor el 1 de enero de 2019, pero se postergó su implementación hasta el primer día de febrero por el cierre parcial del gobierno federal.

Según un estudio realizado por la Universidad de Washington en Seattle en 2015, y actualizado en 2018, en Estados Unidos residen unos 6.500 pacientes indocumentados con ESRD, representando el 1 % de la población estadounidense afectada por esa enfermedad.

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here