Brasil y EE.UU. continúan creciendo de la mano de Trump y Bolsonaro

0
221

Mirando el actual panorama politico y económico de los dos países más poderosos del hemisferio, Brasil y Estados Unidos, podemos ver varias similitudes. Después de aproximadamente 17 años en el poder, y una serie de escándalos de corrupción, el principal partido de izquierda de Brasil, el Partido de los Trabajadores (Partido Dos Trabalhadores en portugués), se ha vuelto enormemente impopular. En medio de esta agitación, un ex capitán militar y político de carrera, Jair Bolsonaro, tomó el control del país, con el objetivo de moldear a Brasil como potencia mundial.

Entre los políticos de la derecha brasileña, todos los políticos de la izquierda, es decir, los del Partido de los Trabajadores, representan una clara amenaza para el progreso de su país. La corrupción del pasado es la fuerza principal que impulsó la campaña de Bolsonaro de 2016.

Los partidarios de Bolsonaro ven una especie de parentesco entre su líder y el presidente Trump. Ambos representan el clásico “hombre fuerte”. Ambos afirman ser patriotas que intentan salvar a sus respectivas naciones.

El presidente de Brasil y sus adeptos también adoptaron el término en inglés “fake news”, es decir “noticias falsas”, popularizado por Trump, que se utiliza para desacreditar instantáneamente cualquier historia que cuestionable o simples mentiras de la prensa tendenciosa de izquierda. Además ambos conectan de maravillas con los líderes religiosos.

Disfrutando de un índice de aprobación del 70 por ciento por parte de los evangélicos, Trump una vez se refirió a sí mismo como “el elegido” durante una charla con periodistas. Los defensores de Bolsonaro a menudo se refieren a él como mito, en referencia a su segundo nombre que se traduce aproximadamente como “mesías”.

Como suele ser el caso con otras naciones, la relación de Estados Unidos y Brasil ha sido históricamente desigual, incluso intervencionista, ya que Estados Unidos brindó un apoyo tácito al comienzo de la dictadura militar en el país sudamericano. Culturalmente, el intercambio también ha sido solo de ida y no de ida y vuelta como corresponde. Los estadounidenses han permanecido en gran medida en la oscuridad sobre Brasil, mientras que muchos brasileños consumen regularmente marcas estadounidenses de música, cine, televisión y ropa.

Hijos que siguen los pasos de sus padres

Tanto Donald Trump Jr como Eduardo Bolsonaro, siguen los pasos de sus padres en la política. Trump Jr se ha metido de a poco en la política pero hoy ya es casi un número puesto es los actos políticos de su padre además de ser un gran orador. Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente brasileño, fue visto luciendo una gorra de Trump 2020 poco después de la victoria de su padre en las elecciones brasileñas de 2018. Y hace apenas unas semanas publicó una transmisión en vivo a través de Facebook. En el video se podía ver como su padre, el presidente Jair Bolsonaro miraba entusiasmado el discurso del Estado de la Unión del presidente Trump, transmitiéndolo en vivo a sus millones de seguidores.

Sin lugar a dudas la relación entre los líderes de las naciones más grandes de las Américas, está en su mejor momento y goza de excelente salud.

Por estos días la admiración mutua entre Trump y Bolsonaro se refleja en el incremento de los negocios entre Brasil y Estados Unidos tanto en acero, como en comestibles y auto partes, entre otros.

Algo que también tienen en común Bolsonaro y Trump es que tanto Estados Unidos como Brasil se encuentran en un gran momento económico y con números record de desempleo. La economía brasileña con el advenimiento de Bolsonaro ha mejorado sustancialmente y ya se habla del efecto Bolsonaro. Mientras en Estados Unidos, Donald Trump ha logrado números record tanto en Wall Street como en el índice de desempleo que apenas llega a los 2,9%.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here